El Gobierno Vasco propone un marco educativo «propio», con el euskera como «eje central»

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha presentado el documento a una treintena de agentes educativos y sociales. / Irekia

Agentes del sector creen que es un «buen punto de partida» para el acuerdo, pero ELA y Steilas critican a Educación

AGENCIAS

El Gobierno Vasco ha presentado a una treintena de agentes educativos y sociales el documento 'Bases para el Acuerdo', un texto que pretende servir como punto de partida para la elaboración de la futura ley educativa vasca y que, entre otros objetivos, se plantea la conformación de un "marco propio" plurilingüe, con el euskera como "eje central", y de un sistema de acceso que garantice una escolarización "más inclusiva y equilibrada".

Este documento ha sido elaborado por casi medio centenar de expertos que, durante varios meses, han trabajado en la búsqueda de respuestas a cinco retos del sistema educativo vasco: la convivencia, las lenguas, la evaluación, la modernización de la educación y la autonomía de los centros.

Estas 'Bases para el Acuerdo', a las que los agentes del sector y los ciudadanos podrán presentar sus aportaciones hasta el 21 de febrero, pretenden servir como "punto de partida" para la elaboración de una futura ley educativa vasca, según ha explicado la consejera de Educación, Cristina Uriarte, tras la presentación del documento a una treintena de agentes educativos y sociales.

El texto recoge distintos objetivos para cada uno de los cinco grandes retos que han identificado los expertos que lo han redactado. En materia de modernización de la educación se constata la necesidad de contribuir a la consolidación de "un profesorado empoderado y prestigiado", que pueda "responder a un alumnado con nuevas necesidades ". En este apartado también se fija el objetivo de adecuar las estructuras del sistema "al nuevo paradigma de la educación".

En materia de convivencia, el documento subraya que ésta ha de ser "el eje vertebrador de una escuela diversa para una sociedad cohesionada". Por ese motivo, el documento propone establecer modelos de intervención "integrales y flexibles" que garanticen oportunidades educativas de calidad "para un alumnado diverso y centros educativos con singularidades propias".

Además, se tratará de crear "mecanismos de garantía en el acceso y la admisión del alumnado", con el fin de lograr "una escolarización más inclusiva y equilibrada favorecedora de una mayor convivencia y cohesión social". Los autores del texto consideran que la "corresponsabilidad" de las familias y agentes educativos resulta "fundamental" para favorecer la convivencia.

Otro apartado del texto se refiere a las lenguas. En este ámbito, el documento propone construir "un marco propio para un sistema plurilingüe", cuyo "eje central" sea el euskera. El texto subraya que la formación del profesorado es "imprescindible" para profundizar en prácticas innovadoras de enseñanza de las lenguas, y constata que la responsabilidad compartida de la sociedad es una de las "bases" para consolidar el plurilingüismo.

Por otra parte, el documento plantea la conveniencia de crear "un marco propio de evaluación para la mejora continua de nuestro sistema educativo", y de fomentar una "mayor autonomía" en los centros "para el mejor desarrollo de sus proyectos educativos".

Tras la reunión con Uriarte y su equipo, representantes de varios de los colectivos que han participado en el encuentro han expresado su opinión sobre el contenido del documento y sobre el proceso de participación diseñado por el Departamento de Educación.

Todos ellos, salvo el sindicato ELA, se han mostrado satisfechos con el texto, al considerar que puede ser "un buen punto de partida" para diseñar la futura ley educativa vasca. En este sentido se han pronunciado entidades como Ikastolen Elkartea, Mondragon Unibertsitatea, Eusko Ikastola Batza o la Asociación de Centros Públicos.

Críticas de ELA y Steilas

Desde ELA, no obstante, Xabier Irastorza ha denunciado que el Gobierno Vasco haya elegido "a dedo" a los participantes en este proceso, del que ha afirmado que no reúne "garantías de participación democrática".

Además, ha criticado que en este proceso no se haya abierto el debate sobre cuestiones fundamentales para el futuro de la educación en Euskadi, como la estructura de un sistema organizado "a partes iguales" entre centros privados y concertados, la financiación de la enseñanza, o la necesidad de hacer frente a las "injerencias" del Gobierno central en el ámbito educativo.

Aunque no ha participado en la reunión, Steilas se ha pronunciado en términos similares a ELA a través de un comunicado. De esa forma, ha denunciado que en este proceso "no ha habido un espacio de auténtico debate e intercambio de posturas", y ha afirmado que mediante la reunión de este lunes se ha tratado de "escenificar un acuerdo inexistente".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos