La evaluación de 4º de ESO incluirá por primera vez pruebas orales de euskera

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, en su comparecencia ante la comisión del Parlamento Vasco/Irekia
La consejera de Educación, Cristina Uriarte, en su comparecencia ante la comisión del Parlamento Vasco / Irekia

Educación cree que los plantes a las pruebas de evaluación responden a que la información en los centros estaba «contaminada»

EUROPA PRESS

El Departamento de Educación del Gobierno Vasco celebrará este curso los exámenes de evaluación del perfil de salida del alumnado de 4º de ESO en los 138 centros que van a participar en las pruebas PISA 2018, con un sistema de evaluación que, por primera vez, incluirá pruebas orales de euskera.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha comparecido este miércoles ante la Comisión de Educación del Parlamento Vasco, a petición de EH Bildu, junto a la viceconsejera de Educación, Maite Alonso, y el director del Instituto Vasco de Evaluación e Investigación Educativa no universitaria, Xabier Aizpurua.

El curso pasado, los consejos escolares y las familias de varios centros educativos se plantaron ante las pruebas de diagnóstico del Gobierno Vasco a los alumnos de cuarto de Primaria y segundo curso de la ESO, al considerar que se trataba de la aplicación de la Lomce.

La titular de Educación ha afirmado que el rechazo de algunos centros educativos a las pruebas de evaluación se debe a que la información estaba "contaminada" y ha lamentado que se haya tomado como sinónimo reválida y evaluación, cuando "no es así".

Para Uriarte, esto ha perjudicado al sistema, ya que la evaluación es un elemento "imprescindible" en el sistema educativo para llevar a cabo una "mejora continua". "Si queremos aspirar a mejorar nuestro sistema educativo, la adquisición de competencias y los resultados educativos, debemos disponer de información para saber cómo avanzar, qué medidas adoptar, tanto desde los propios centros como desde la administración", ha defendido.

«Las evaluaciones externas no tienen consecuencias académicas en términos de titulación o promoción» Cristina uriarte (Consejera de educación)

Asimismo, ha aclarado que las evaluaciones externas "no tienen consecuencias académicas en términos de titulación o promoción" y ha indicado que son "complementarias con las evaluaciones internas".

También ha precisado que en Euskadi no se publican los resultados de las evaluaciones externas por centro para evitar la clasificación de centros o la selección del alumnado. "En los últimos años se han producido múltiples actuaciones que han provocado una desvalorización social de las evaluaciones externas, poniéndose en riesgo la utilidad y pertinencia", ha lamentado.

Según ha explicado, todas las evaluaciones del curso 2017 y 2018 serán muestrales -no serán hechas por todos los centros- y servirán para evaluar el final de etapa. También ha recordado que este año se celebrarán las pruebas de PISA 2018. "Tenemos que dar importancia a la evaluación externa y motivar al alumnado ante estas evaluaciones", ha defendido.

En este sentido, el director del Instituto Vasco de Evaluación e Investigación Educativa no universitaria, Xabier Aizpurua, ha detallado que estas pruebas PISA se realizan cada tres años a los alumnos de 6º de Primaria y de 4º de ESO. Ha explicado, además, que han trasladado a los centros educativos el sistema de evaluaciones internas del Gobierno Vasco y ha recordado que éstas se iniciaron en el año 2009.

Las pruebas internas se harán en una muestra de entre 120 y 140 centros educativos de Primaria y ESO. Cada dos años se celebrarán las evaluaciones de mitad de etapa -en los años impares- y este año se celebrarán por primera vez las evaluaciones de final de etapa, que también se quieren hacer cada dos años -en los años pares-. "Serán complementarias. Cada seis años coincidirá la evaluación de final de etapa y 4º ESO con la prueba PISA", ha destacado.

Asimismo, ha explicado que han celebrado la semana pasada en 40 centros una prueba piloto a alumnos de 4º de Primaria que consistían en tres exámenes de 40 minutos utilizando un 'pendrive'. También se ha hecho en marzo otra evaluación en 6º de Primaria con una muestra de 120 centros para recoger información de casi 6.000 alumnos y de sus familias.

Evaluaciones en la ESO

En la etapa de ESO ha explicado que este año se van a celebrar tres evaluaciones. La primera, a mitad de etapa -2º de la ESO-, se ha celebrado en marzo y ha sido un "pilotaje" de la prueba que se hará el próximo año para "conocer si se mide lo que se quiere medir".

Se celebrará el examen PISA que hacen los alumnos de 15 años para lo que se han seleccionado 138 centros educativos

También se celebrará el examen PISA que hacen los alumnos de 15 años -no en un curso concreto- para lo que se han seleccionado 138 centros educativos -22 de Álava, 73 de Bizkaia y 43 de Gipuzkoa-.

Por último, la evaluación del perfil de salida del alumnado en 4º de ESO se llevará a cabo en los 138 centros que harán la evaluación PISA. Como novedad, el decreto de Heziberri plantea la celebración de pruebas orales tanto en euskera como en inglés, pero estas últimas no será posible celebrarlas "porque no se han podido hacer contrataciones".

"Por primera vez, se van a hacer pruebas orales de euskera", ha indicado, antes de informar de que tendrán lugar en el mes de mayo en 100 de los 138 centros evaluados, de forma que se obtendrán resultados de 1.000 alumnos.

Postura de los grupos parlamentarios

La parlamentaria de EH Bildu Rebeka Ubera ha criticado la "actitud" del Departamento de Educación respecto a la Lomce, ya que "de palabra se muestran en contra, pero actúan aplicándola a través de los decretos Heziberri" y ha pedido un sistema de evaluación "propio". "Los exámenes están convirtiendo a la educación en una carrera de obstáculos para el alumnado", ha criticado, antes de pedir a la consejera que aclare si con estas pruebas "se evalúa el sistema o se califica al alumnado".

La parlamentaria de Elkarrekin Podemos Cristina Macazaga ha pedido al Departamento que aclare con qué finalidad evalúa y qué pretenden al implantar un sistema "propio", cuando cree que "no es más que una adaptación de la Lomce". "La evaluación es un factor esencial de la enseñanza, pero antes es necesario plantearse para qué queremos evaluar", ha defendido, antes de criticar que el sistema del Gobierno Vasco es un "copia y pega de la Lomce".

La parlamentaria del PP Juana Bengoetxea se ha mostrado a favor de las evaluaciones porque las ve necesarias para conocer la situación del sistema educativo y ha destacado la importancia de las evaluaciones externas como PISA para evitar el "aislamiento". "Necesitamos compartir evaluaciones para saber cómo estamos en el mundo, porque ése es nuestro escenario, el mercado laboral de nuestros jóvenes", ha señalado.

Desde el PNV, Jone Berriozabal ha destacado la importancia de la evaluación porque "aportan información muy importante a la Administración educativa para mejorar el sistema" y ha indicado que se trata de "una herramienta, no un objetivo en sí mismo". "Las familias lo tienen que entender como una herramienta de los centros, no como un obstáculo", ha señalado, antes de criticar que se haya "intentado emparentar las reválidas con las pruebas diagnósticas".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos