Educación ofrece a los sindicatos una OPE de 1.511 plazas para Secundaria y FP

Cristina Uriarte, acompañada de la viceconsejera Olatz Garamendi, tras la reunión de ayer./
Cristina Uriarte, acompañada de la viceconsejera Olatz Garamendi, tras la reunión de ayer.

Presentó ayer un paquete de mejoras laborales para evitar más movilizaciones, que las centrales acogieron con disparidad de criterios

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

«Confío en que la lectura que realicen los sindicatos esté a la altura de las propuestas que hoy les hemos presentado». Los deseos que la consejera de Educación, Cristina Uriarte, expuso tras la reunión de la mesa sectorial del funcionariado docente no tuvieron una recepción igual en todas las centrales que acudieron ayer al encuentro con los responsables del departamento para acercar posturas y evitar nuevas movilizaciones en 2018. La consejera pidió a los sindicatos «altura de miras» y que valoren las medidas porque la tensión «nada beneficia a nuestros centros educativos, a las familias y sobre todo a los alumnos».

Cristina Uriarte destacó que entre las medidas propuestas se encuentra una OPE a mediados de año para 1.511 plazas para Educación Secundaria y Formación Profesional, que se enmarcan dentro de las 5.000 que ya había anunciado para esta legislatura. «Es de las más numerosas que hemos convocado en los últimos años», afirmó. La cifra no satisface a los sindicatos. Por ejemplo, ELA considera que «teniendo en cuenta que en la enseñanza pública hay 9.800 docentes con contrato de temporalidad (38%), la propuesta situaría la tasa de temporalidad en el 30,5%. Es decir, 7.900 plazas menos de las necesarias para reducirla al 6%».

Principales medidas

OPE 2018
1.511 plazas para Secundaria y FP.
Posibilidad de reducción de jornada por edad
Un tercio en mayores de 60 años y dos horas lectivas a la semana con más de 59 años.
Sustituciones
En Secundaria y Bachillerato el tercer día. Desde el principio si la baja es programada.
Estabilidad del profesorado interino
Ocupar la plaza hasta que se cubra definitivamente.

La reducción de la jornada por razón de edad es otro de los puntos fuertes de la oferta. De aprobarse, los docentes mayores de 60 años tendrán la posibilidad de solicitar una reducción de jornada lectiva de un tercio. En Educación Infantil y Primaria, aquellos que tengan más de 59 años podrán optar a rebajar dos horas lectivas a la semana.

Uno de los puntos en los que más han incidido los sindicatos ha sido en cómo y cuándo realizar las sustituciones. Si hasta ahora el compromiso era que se hicieran efectivas desde el primer día en Primaria, ahora se añade que en Secundaria y Bachillerato pasarán a realizarse el tercer día, en lugar del quinto. Las bajas programadas serán sustituidas desde el principio en todos los niveles.

Otra de las propuestas de Educación es el refuerzo en las aulas de Educación Primaria, posibilitando el uso de la doble tutoría en aquellas aulas que acojan al número máximo de alumnado permitido por el ratio, y cuente con un número determinado de alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

Educación ofrece regular por decreto un total de 160 plazas para Secundaria que pasarán a engrosar la plantilla, con lo que se podrán ofertar en futuras OPEs. Además se garantiza que el profesorado interino podrá mantenerse en la plaza hasta que se cubra definitivamente.

Aunque a la salida de la reunión los sindicatos reconocían que la propuesta tenía carencias, algunos optaron por ver el lado positivo. Así, Aitor Núñez, de LAB, aseguró que «por fin la administración ha puesto un punto de partida interesante y empieza a tener contenidos sobre los que negociar. Desde Steilas, a través de Aitor Idigoras, también hablaron de «una fase negociadora», aunque «muy lejos de los mínimos que necesita la escuela pública». Pablo García de Vicuña, de CC OO, apuntó que «es un inicio de algo», a pesar de reconocer que «hay carencias».

Mucho más radicales se mostraron ELA y UGT. En nombre del sindicato abertzale, Xabier Irastorza señaló que «no han aportado nada fundamental» y aseguró que «de no haber nuevas propuestas que respondan a nuestras reivindicaciones, el Ejecutivo no nos dejará más opción que la de intensificar las movilizaciones a partir de enero». Joseba Ander Muñoz, responsable de Enseñanza de UGT-Euskadi, rechazó la oferta y tampoco descartó nuevas movilizaciones.

En lo que sí coincidieron todos los sindicatos como aspecto negativo es que no se había realizado ninguna oferta de mejora salarial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos