Duras críticas de ELA y Steilas a LAB por dar «un cheque en blanco» a Educación

La ruptura del frente sindical abertzale se acentúa con la firma de los acuerdos en tres colectivos de la enseñanza pública no universitaria

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

Los acuerdos firmados por LAB en el Consorcio de Haurreskolak y en la mesa de negociación de cocina y limpieza de la enseñanza pública no universitaria, más la aceptación de las propuestas del Departamento de Educación para sacar adelante la negociación en la educación especial, que finalmente no se concretó porque Steilas solicitó más tiempo para consultar con sus bases, ha ahondado en la brecha que surgió la semana pasada en el frente común que los sindicatos abertzales mantenían ante la consejería de Cristina Uriarte, al anunciar LAB que se descolgaba de las huelgas convocadas en estos tres colectivos. De momento, solo mantienen posturas similares en el caso de los docentes.

Mientras LAB, que se ampara en que es la fuerza más votada en esos tres sectores, considera que se han conseguido buenos acuerdos para los trabajadores y que es un buen punto de partida para la negociación con el objetivo de mejorar las condiciones laborales y la calidad de la educación, ELA califica de «lamentable, incomprensible desde el punto de vista sindical y totalmente irresponsable» la postura de LAB. En teoría, el punto de partida es el mismo, el trabajo realizado con las movilizaciones, pero el camino que toman son bien diferentes.

Así, ELA señala que «como fruto del enorme seguimiento de las huelgas y movilizaciones, el gobierno ha desbloqueado las mesas de negociación y ha propuesto algunos contenidos de modo parcial», pero a pesar de ello entiende que esas medidas están «muy lejos de revertir los recortes impuestos desde 2010 y responder a nuestras reivindicaciones». Por esa razón opina que «no se responde a la grave situación del sector, no supone ningún cambio respecto a la propuesta de diciembre del departamento y mantiene los principales recortes impuestos durante los últimos años».

ELA y Steilas mantienen la convocatoria de dos días de huelga la semana que viene en todos los sectores

LAB considera que las reivindicaciones pendientes deben negociarse en la mesa general

Pero lo más grave para este sindicato es que «LAB da cobertura a la estrategia del gobierno, con un acuerdo que ni siquiera recupera los recortes impuestos de manera unilateral por la dirección y el ejecutivo de Urkullu y Uriarte, y que de haber querido podían revertirlos de manera unilateral».

Sin cambios sustanciales

Steilas también ha acusado a LAB de «romper la unidad sindical» y de «dar un cheque en blanco al gobierno del PNV», sin tener en cuenta las reivindicaciones previamente consensuadas en todos los sectores. Consideran que en el Consorcio de Haurreskolak no ha habido ningún cambio sustancial respecto a las propuestas previas a las movilizaciones. En el caso del colectivo de educación especial, ya antes de la reunión del pasado martes sus representantes entendían que la oferta del departamento se acercaba bastante a sus reivindicaciones, pero solicitaron un plazo para trasladar la propuesta a sus bases. Por esta razón los integrantes de la mesa acordaron convocar una última reunión próximamente.

ELA considera que es necesario poner en valor «la lucha que los trabajadores han llevado a cabo hasta el momento» y por tanto «es más importante que nunca» dar continuidad a las huelgas y movilizaciones que se han convocado para el miércoles y jueves de la semana que viene, «con el fin de obligar al departamento a dar respuesta a la grave situación del sector y a nuestras reivindicaciones». Por este motivo, el sindicato mantiene las huelgas de los días 14 y 15 de marzo que son «de vital importancia» y llama a los trabajadores de todos los colectivos de la educación pública no universitaria a secundarlas, además de participar en las movilizaciones convocadas». Una postura similar tiene Steilas, que también se ha reafirmado en los paros de los próximos días 14 y 15.

LAB solo mantiene la huelga en el colectivo de los docentes. En lo que respecta a los otros tres sectores se reafirma en la decisión anunciada la semana pasada «ya que la dinámica de movilización y confrontación de meses ha empezado a dar sus frutos» y considera el desbloqueo de las mesas como «una victoria de trabajadoras y trabajadores».

Para reforzar su decisión, el sindicato abertzale reitera que tiene «una legitimidad apoyada en su militancia y afiliación, y tras un trabajo de contraste continuado y profundo, se han impuesto los argumentos y razones para suspender las movilizaciones». También considera que los contenidos de la tabla reivindicativa que quedan pendientes «deben aclarase en la mesa general».

Las otras dos centrales, CC OO -con representación en la mesa de cocina y limpieza y educación especial-, y UGT -en cocina y limpieza-, apoyaron las firma de los acuerdos y lamentaron que en el caso de la educación especial se haya perdido la oportunidad de llegar a un acuerdo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos