Los decanos españoles proponen que haya un sistema de acceso

En la última asamblea general aprobaron un documento con ideas para mejorar los estudios y los primeros años de profesionales

T. FLAÑO SAN SEBASTIÁN.

Los decanos de las distintas facultades españolas de Magisterio aprobaron de forma unánime en su asamblea anual del pasado noviembre un documento con una serie de propuestas sobre la formación y el acceso a la profesión docente. Entre las aportaciones contemplan definir unos criterios y pruebas específicos de entrada a los estudios, bien a través del expediente o con una prueba específica de acceso, aumentar el coeficiente de experimentalidad que permitiría simular, ejercitar y desarrollar las competencias prácticas necesarias para la puesta en marcha de técnicas, metodologías y modelo de enseñanza individualizados, activos y colaborativos «que actualmente son inviables en las aulas». También consideran que es necesario «establecer y planificar de forma global el acceso a las facultades de Educación tanto en la universidad pública como en la privada.

El documento elaborado por los decanos recoge que el sistema de selección y acceso a la profesión docente tiene una serie de limitaciones como que no se puede evaluar las competencias en contextos reales ni las actitudes y habilidades trasversales, además de que en algunos casos se potencia una «carrera acumulativa» más que la mejora de las competencias profesionales. También se constata una falta de regulación/control del estado en la selección y acceso del profesorado de los centros concertados que se financian con fondos públicos y en los centros privados. Además, los decanos consideran que «el modelo de acceso de medicina denominado MIR, experimentado durante más de tres décadas, constituye un modelo de éxito, manifiestamente mejorable en su aplicación al ámbito educativo y valorado y reconocido por los profesionales de la Salud, Facultades y alumnado de Medicina».

La propuesta de estos profesionales pasa por «la implantación de un sistema de acceso a la profesión docente» que esté vinculado a la práctica en contextos reales para todos los profesionales de la enseñanza en todos los niveles educativos y que tendría dos años de duración. El número de plazas estaría vinculado a las posibilidades de absorción del sistema educativo, tanto público como privado. La contratación del profesorado en prácticas debería realizarse en términos equivalentes a los MIR de medicina y el programa formativo y de seguimiento individualizado se implementaría bajo la filosofía de un modelo dual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos