La concertada afronta hoy una huelga convocada por los sindicatos en bloque

Manifestación de trabajadores de la enseñanza concertada en el Boulevard./MIKEL FRAILE
Manifestación de trabajadores de la enseñanza concertada en el Boulevard. / MIKEL FRAILE

El llamamiento, al que le pueden seguir más movilizaciones, afecta a trabajadores de 180 centros de Kristau Eskola y AICE con cerca de 118.000 alumnos

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

Los docentes de los centros educativos privados de Iniciativa Social de la Comunidad Autónoma Vasca -los que están adscritos a Kristau Eskola y AICE y donde no entra Ikastolen Elkartea- están llamados a sumarse hoy a a la huelga convocada por los sindicatos para que se atiendan sus reivindicaciones. Además, les instan a participar en las manifestaciones que se celebrarán a partir de las 11.30 horas en las tres capitales vascas; en el Boulevard en el caso de San Sebastián.

Las centrales resaltan que ha sido «la nula voluntad por parte de las dos patronales para llegar a acuerdos» la que les ha llevado a realizar esta convocatoria, después de más de ocho años de negociaciones que finalmente se rompieron el pasado noviembre. Destaca que en esta ocasión, a diferencia de las últimas movilizaciones en la enseñanza pública, todos los sindicatos vascos con representación -ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT- han hecho un frente común. Esta unidad les ha llevado a tomar un firme posicionamiento ante la patronal y contemplan que si no hay un cambio de actitud y se establece «una negociación seria» aumentarán las movilizaciones de aquí a fin de curso.

Kristau Eskola -religiosos- y AICE -laicos y cooperativas-, aglutinan alrededor de 180 centros, el 70% de los concertados, y es la primera patronal la mayoritaria con más de 130 colegios en el País Vasco. En ellos trabajan cerca de 10.000 personas y estudian 117.905, según los datos sindicales.

Convenio de 2009

Las relaciones laborales de los trabajadores de este sector han estado reguladas hasta ahora por el convenio para centros de Iniciativa Social que se firmó en el curso 2008-2009. Los sindicatos señalan que durante estos años, los trabajadores han tenido que hacer frente «a los recortes impulsados desde la Administraciones y amparados por las patronales y a las imposiciones de un convenio estatal que empeoraba sumamente las condiciones laborales». En concreto, la rebaja fue de un 5% que se aplicó en septiembre de 2010, cuando el Gobierno de Zapatero restó ese porcentaje al sueldo de los funcionarios por la crisis. «Ante estos hechos respondimos mediante cientos de conflictos colectivos y movilizaciones masivas que nos convirtieron en el único sector educativo del Estado libre de recortes», señalan las centrales vascas.

Los paros pueden ser más generalizados en los ciclos infantiles «con contratos más precarios»

Kristau Eskola considera que la convocatoria «no propicia el acercamiento de posturas»

Los sueldos se siguen regulando en función de las tablas salariales de 2009, lo que supone, según los datos del INE para la Comunidad Autónoma Vasca a fecha del 31 de diciembre del año pasado, una pérdida de poder adquisitivo del 13,6. «En este tiempo hemos dejado de ganar casi el salario acumulado de un año».

Nuevas tareas

Desde la firma de ese convenio ha pasado una década, con los consiguientes cambios en la educación que han llevado a que los docentes asuman nuevas tareas que «no han sido recogidas en un nuevo marco que regule nuestras condiciones laborales». Los sindicatos entienden que esta situación «afecta en nuestro día a día a las personas que trabajamos en estos centros y a los alumnos, ya que esto tiene reflejo en la calidad educativa».

La aplicación de nuevos métodos pedagógicos, nuevas tecnologías y la implantación del inglés son algunos de los retos que han tenido que asumir los profesores en los últimos cursos. En las centrales sindicales consideran que esta modernización ha sido posible gracias al sobreesfuerzo de los trabajadores y al empleo de horas complementarias que antes estaban destinadas a preparar clases, corregir exámenes o a la atención personalizada de los alumnos.

También han aparecido nuevas figuras como especialistas de apoyo educativo y docentes del primer ciclo de educación infantil, en su mayor parte mujeres, que, según los sindicatos, es donde se trabaja en condiciones más precarias con sueldos bajos, sin horas complementarias, jornadas parciales y jornadas anuales abusivas «que exceden las necesidades reales de los colegios». Es precisamente por ese motivo por el que parece que los paros van a tener hoy más incidencia en las aulas de la etapa infantil.

Otra de las principales reivindicaciones de las centrales se deriva de la evolución de la natalidad. La bajada está empezando a tener consecuencias «con cierre de aulas y despidos» en los primeros cursos de infantil. «Todo parece indicar que esta tendencia se acentuará durante los próximos años, de modo que el sector necesita un plan para el mantenimiento del empleo y que a su vez favorezca el contrato relevo», apuntan.

Sostenibilidad de los centros

Desde el otro lado, Kristau Eskola considera que una convocatoria de huelga como la de hoy no propicia el acercamiento de posturas y aboga por mantener las negociaciones y «desde la realidad llegar a acuerdos que defiendan la viabilidad y sostenibilidad de los centros en pro del sistema educativo y de los puestos de trabajo».

La patronal de los colegios concertados religiosos del País Vasco considera que el reconocimiento de la pérdida del poder adquisitivo de los empleados de los centros de Kristau Eskola se debe entender como una consecuencia de los recortes que la administración educativa ha ido aplicando y que ha llevado también a que los centros tengan una situación económico-financiera muy difícil «dejándolos sin margen de maniobra para poder responder a las exigencias de la parte sindical».

Una de las soluciones a este problema pasaría por «mayor financiación por parte del Gobierno Vasco de la red concertada, en aras de lograr una financiación suficiente que permita la equidad y la igualdad de oportunidades del alumnado en sus centros, así como la posibilidad de dar respuesta a los nuevos retos que la innovación educativa a traído».

La patronal propone la creación de una mesa técnica en donde se estudie de forma objetiva la financiación de los centros y el estudio económico que ha realizado la plataforma de sindicatos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos