Aprobado el decreto sobre las prácticas que habilitan para ejercer la profesión docente

Aprobado el decreto sobre las prácticas que habilitan para ejercer la profesión docente

Regula en una única norma la fase denominada 'practicum' que se realiza en los centros de enseñanza

EUROPA PRESSVitoria

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes, a propuesta de la consejera de Educación, Cristina Uriarte, el decreto sobre el 'practicum' de los estudios universitarios que habilitan para el ejercicio de la profesión docente en los centros educativos no universitarios de Euskadi.

El nuevo decreto regula, en una única norma, la fase denominada 'practicum' -prácticas que se realizan en los centros de enseñanza- que habilita para la profesión docente en Euskadi, tal y como ya se viene realizando, en las etapas de Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria, Formación Profesional y Enseñanzas de Régimen Especial.

La nueva norma es, por tanto, de aplicación para los centros docentes sostenidos con fondos públicos -centros públicos o concertados, que impartan bien enseñanzas de régimen general, bien de régimen especial-, para el personal docente de los citados centros, y para el alumnado que curse el 'practicum'.

Afecta a enseñanzas universitarias de Grado en Educación Infantil; Grado en Educación Primaria; Máster de profesorado en ESO, Bachillerato, FP, y Enseñanza de Idiomas; así como al curso universitario de formación pedagógica y didáctica exigida para ejercer la docencia en FP destinado a quienes, por razón de titulación, no pueden acceder a los másteres anteriormente citados -fundamentalmente cursos para ejercer como profesor o profesora técnica de FP-.

Las prácticas

La fase de 'practicum' es el periodo en el que el alumno o alumna que se está preparando para ejercer la docencia realiza sus prácticas en un centro escolar. Esta fase tiene como objetivos facilitar la adquisición de experiencia en la planificación, la docencia y la evaluación de las materias correspondientes a la especialización.

Los alumnos deben acreditar un buen dominio de la expresión oral y escrita en la práctica docente, y dominar las destrezas y habilidades sociales necesarias para fomentar un clima que facilite el aprendizaje y la convivencia.

Durante la realización de las prácticas en el centro de formación el alumnado es tutelado por el profesorado tutor asignado en el centro, y evaluado de acuerdo con los criterios establecidos por su centro universitario. Además del tutor o tutora, en cada centro de formación en prácticas existirá un coordinador o coordinadora, que velará por el adecuado desarrollo de las prácticas en el centro formador.

El alumnado en prácticas no realiza actividades docentes correspondientes al profesorado tutor, y debe ser considerado como un colaborador en las actividades educativas. El nuevo Decreto se ocupa de las funciones que han de desempeñar tanto el profesorado tutor como los coordinadores, así como de los requisitos que han de cumplir los centros de formación en prácticas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos