Los alumnos de selectividad podrán utilizar la segunda lengua extranjera para subir nota

Un grupo de estudiantes durante los exámenes de selectividad./Quique García (Efe)
Un grupo de estudiantes durante los exámenes de selectividad. / Quique García (Efe)

El proyecto de orden ministerial también indica que la nota sacada en la parte voluntaria de la prueba servirá para acceder a la Universidad los dos cursos siguientes

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

El Ministerio de Educación ha publicado el proyecto de orden con el que quiere regular este curso las características de las pruebas que tienen que superar los alumnos que terminan Bachillerato y quieren acceder a la Universidad, la EBAU, las equivalentes a la antigua selectividad.

El borrador, que hasta el 11 de diciembre está abierto a las alegaciones de la comunidad educativa, y que tendrá que ser pactado con las comunidades autónomas, mantiene en términos generales unas pruebas idénticas a las del curso pasado que, como entonces, han perdido el carácter de reválida para poder titularse en Bachillerato que les otorgó la Lomce, por lo que solo deberán hacerlas los alumnos que vayan a estudiar un grado.

El proyecto, que puede sufrir cambios, introduce, sin embargo, algunas modificaciones. Principalmente, amplía los materias a las que se podrán presentar voluntariamente los alumnos para poder subir su nota de acceso a la Universidad, fija plazos para la validez en el tiempo de los resultados obtenidos, y da una semana más de plazo a las autonomías que quieran realizar la convocatoria extraordinaria en julio.

El texto, como el año pasado, fija que la nota de la EBAU se obtendrá de la media aritmética de los cuatro exámenes obligados: las tres troncales generales (Historia de España, Lengua Española y Literatura y primer idioma extranjero), que son cuatro en las autonomías con lengua cooficial, y de la troncal modalidad (Latín, Matemáticas o Arte, según el caso). El mínimo para aprobar será un 4. La nota de acceso a la Universidad será la media ponderada de la EBAU, 40%, y de Bachillerato, un 60%, y debe ser al menos de 5.

Como el año pasado, para subir nota de 10 a 14, permite a los alumnos que lo deseen examinarse de dos o más materias de opción del bloque de las asignaturas troncales de segundo. Pero este curso, además, autoriza a las universidades a tener en cuenta en sus procedimientos de admisión las notas que los alumnos que lo deseen saquen al examinarse de una segunda lengua extranjera y también a usar en la ponderación las notas de las troncales generales de modalidad del examen obligado.

La segunda novedad es que introduce el concepto de «validez de las pruebas». Indica que la superación de la selectividad ordinaria tendrá «validez indefinida» para acceder a la Universidad. Sin embargo, añade que las calificaciones obtenidas en las pruebas voluntarias para mejorar la nota de la EBAU solo servirán en los dos cursos siguientes a lograrlas. Ambos periodos de validez, añade, son aplicables ya a quienes superaron las pruebas el curso pasado. También especifica que los estudiantes podrán presentarse en sucesivas convocatorias «para mejorar la calificación obtenida en cualquiera de las pruebas», y que siempre se tomará en consideración la calificación superior.

La tercera diferencia con la orden del curso pasado es que da casi una semana más de plazo a las autonomías que quieran fijar la convocatoria extraordinaria de la EBAU en julio. Si el curso pasado el tope era el 8 de julio, el proyecto de orden lo alarga ahora hasta el 13 de julio. El tope para la convocatoria ordinaria será 15 de junio y el plazo máximo para las autonomías que quieran ubicar los exámenes extraordinarios en septiembre, el día 15.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos