El alumno puede ser acusado de suplantar la identidad del autor

La contratación de un tercero por parte de un alumno para hacer un trabajo en su nombre que le sirva para obtener el aprobado «podría considerarse un supuesto de suplantación de identidad, ya que el estudiante se está presentando como autor de una obra que no ha realizado, aunque su verdadero responsable le haya autorizado», explica Beatriz Nieto, abogada del despacho Cum Laude. Para esta especialista, se considera una «infracción grave» en el artículo 5 del decreto de 8 de septiembre de 1954 por el que se aprueba el reglamento de disciplina académica de los centros oficiales de educación superior. En él se prevé la inhabilitación para cursar estudios del infractor y hasta su expulsión del centro universitario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos