Diario Vasco

Balluerka se enfrenta a dos rivales: la abstención y el boicot radical

Nekane Balluerka
Nekane Balluerka / TELEPRESS
  • Alumnos, profesores y trabajadores ya pueden votar en unas elecciones de la UPV a las que concurre sólo esta candidata que debe conseguir el 33% de los votos para ser elegida rectora

La candidata a rectora Nekane Balluerka tendrá que superar en la jornada electoral de hoy a dos duros rivales, a pesar de que es la única aspirante: la abstención y el boicot de sectores radicales de los alumnos, que han convocado movilizaciones en el campus de Leioa. Conseguir el 33% de los votos para ser elegida rectora no es un reto muy complicado, pero la catedrática de Psicología quiere salir de la cita con las urnas fortalecida con un amplio respaldo. Para ello necesita que la abstención no se dispare. La amenaza de que se produzcan altercados es la mayor preocupación tanto de Balluerka como de los responsables de la UPV, que han reforzado la seguridad de los campus después de que durante la campaña se hayan repetido los incidentes protagonizados por estudiantes que rechazan este proceso electoral y quieren «otro modelo de Universidad».

Un total de 47.705 personas, entre profesorado, alumnado y trabajadores de Administración y Servicios están convocadas a votar en la jornada de hoy. Las urnas permanecerán abiertas desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde. Estudiantes y docentes depositarán las papeletas en sus centros, y el resto de trabajadores en sus campus. Los responsables universitarios han reforzado la seguridad –está previsto la presencia de la Ertzaintza y una mayor vigilancia de personal propio de la UPV– para intentar que la jornada se desarrolle con normalidad. El todavía rector, Iñaki Goirizelaia, hizo una declaración pública el pasado martes para advertir de que habría más medidas de vigilancia en los campus con el fin de «garantizar el derecho al voto».

Movilizaciones

La institución académica teme que se intente boicotear las elecciones. Al recinto de la UPV en Leioa está previsto que se desplacen varios autobuses con estudiantes procedentes de Álava, Gipuzkoa y Navarra para participar en una concentración convocada al mediodía en el plaza central del campus vizcaíno, convocada por Ikasle Abertzaleak. Además, este acto de protesta coincide con la segunda huelga en centros de enseñanza y universidades que se celebra hoy en toda España para protestar por las reválidas de la Lomce y que está organizada por el Sindicato de Estudiantes.

Los grupos de radicales, además de protagonizar varios altercados en los últimos días, han atacado directamente a la candidata durante la campaña al boicotear algunos de los actos de Balluerka en los que iba a presentar su programa. La propia aspirante a rectora declaró el pasado martes que lo que más teme es lo que «pueda ocurrir» hoy en los campus, en referencia a la posibilidad de que se registren incidentes. Balluerka también ha mostrado su preocupación en varias ocasiones por que las acciones violentas que se han producido o las que puedan ocurrir en la jornada electoral «desmovilicen» a la comunidad universitaria, «sobretodo a los alumnos».

Para la catedrática de Psicología, que pertenece al equipo del actual rector y es heredera de su línea de gestión, el hecho de que haya una sola aspirante puede influir también en que la abstención se dispare. En las elecciones de 2012, en las que Goirizelaia resultó reelegido, hubo un 10% de participación –y solo votó poco más del 3% de los alumnos–.

Balluerka se convertirá hoy en la primera rectora de la UPV si logra el 33% de los votos a favor, lo que en principio no parece un reto complicado. En 2008, el exrector Juan Ignacio Pérez también se presentó a las elecciones en solitario y perdió (54% de votos en contra), pero en aquella cita había que sacar más de la mitad de las papeletas a favor. A raíz de esos comicios, la UPV cambió los estatutos para que en caso de que haya un solo aspirante no se pueda votar ‘sí’ o ‘no’ a la plancha electoral, sino a favor o en blanco. Además, la nueva normativa reduce a un tercio las papeletas necesarias para ser elegido.

En manos de los 2.200 profesores doctores con vinculación permanente –los catedráticos con más antigüedad– está buena parte de la decisión. El sistema de voto ponderado que utiliza la UPV hace que ese colectivo tenga un peso en los resultados del 56,25%. Hay otros cuatro sectores universitarios: docentes no doctores fijos (315, con el 7,50% de representación), otro personal docente e investigador (3.000, con el 2,09%), alumnado (40.000 con el 22,08%) y personal de Administración y Servicios (1.900, con el 12,08%).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate