Diario Vasco

Un protocolo reúne pautas de actuación ante abusos sexuales en los colegios

  • Una vez detectados, el documento dota de herramientas a los docentes para que sepan cómo proceder ante estas circunstancias

El Departamento vasco de Educación va a poner en marcha un nuevo protocolo de actuación con pautas a seguir por los profesionales para detectar y actuar ante abusos sexuales en los colegios, y que fija los canales de coordinación entre instituciones ante estas situaciones.

La consejera de Educación en funciones, Cristina Uriarte, ha informado de esta iniciativa, que busca la colaboración y coordinación entre el ámbito educativo y los agentes que intervienen en la protección de los menores de edad.

El Departamento de Uriarte no contaba con un protocolo de estas características, aunque sí con un procedimiento sistematizado y de un plan de acción. La propia consejera anunció su futuro desarrollo el pasado año, a raíz de apertura de una investigación por parte de la Fiscalía alavesa a un profesor por posibles abusos sexuales a escolares de los que fue docente en colegios de Vitoria.

En este sentido, ha explicado que este caso sigue abierto en los juzgados y ha mostrado su deseo de que "se resuelva cuanto antes por el bien de la familia y del profesor".

Preguntada por si el protocolo permitirá apartar de sus funciones a un docente presuntamente implicado en este tipo de delitos, Uriarte ha subrayado que "la potestad de la Administración de apartarle en caso de indicios o constancia" de abusos "hasta que se resuelva la situación" ya existe.

Herramientas

El Protocolo de Prevención y Actuación en el Ámbito Educativo ante Situaciones de Posible Desprotección y Maltrato, Abuso y Acoso Sexual Infantil y Adolescente se ha desarrollado en coordinación con otros departamentos del Ejecutivo autonómico y con otras instituciones y servicios especializados.

Sus objetivos pasan por ofrecer pautas para prevenir y detectar precozmente desde la escuela los riesgos y situaciones de desprotección, maltrato, acoso y/o abuso sexual a los menores.

Una vez detectadas, el documento dota de herramientas a los docentes para que sepan cómo proceder ante ellas, al tiempo que establece procedimientos de coordinación entre los servicios educativos y el resto de agentes.

El protocolo define situaciones de desprotección, de maltrato, y de acoso y abuso sexual en el ámbito escolar, enumera los principios generales de actuación ante estos supuestos, y detalla las actuaciones preventivas.

Uriarte ha hecho hincapié en que este protocolo hará posible que todos los profesionales dispongan de herramientas para percatarse de estas situaciones y para actuar de la forma "más adecuada, rápida y eficaz en la protección y defensa de su plena integridad y dignidad".

En este sentido, ha subrayado que la protección de los derechos de los niños y adolescentes no sólo exige "aliviar el impacto" de la agresión cuando se ha producido, sino "prevenir y detectar precozmente los riesgos".

Uriarte ha subrayado la "complejidad" de abordar estas situaciones, pero ha dejado claro que ante ellas "la escuela tiene una responsabilidad no solo legal, sino también emocional y ética, que no puede afrontar sola", sino que debe contar con la colaboración de instituciones y profesionales que acompañen a las familias.

"El trabajo en red es imprescindible para conformar un sistema que pueda trabajar en prevención, detección y contención socio-comunitaria", ha concluido Uriarte, quien ha insistido en que el protocolo es un "punto más de avance" porque cada institución implicada "ya estaba actuando con corrección".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate