Diario Vasco

Educación insiste en que el acceso a la universidad «será parecido al actual»

  • El Gobierno Vasco mantiene su rechazo a las reválidas de ESO y Bachillerato pese a las modificaciones del Ejecutivo central

El culebrón en el que se ha convertido la Lomce ha dado un nuevo paso con la difusión del borrador de una orden en la que el Ministerio de Educación fija el contenido de las reválidas que la ley establece al final de ESO y Bachillerato. El texto, que ha sido dado a conocer en plena campaña de movilizaciones contra la reforma de la enseñanza, ha sembrado dudas en la comunidad educativa. Se ha llegado a interpretar que el Gobierno central ha dado un paso atrás y ha eliminado las reválidas, pero no es cierto. Lo que sí hace es fijar las condiciones acceder este curso los estudios universitarios, es decir, establece cómo será la Selectividad a la que se tendrán que enfrentarse el próximo mes de junio los actuales alumnos de segundo de Bachillerato.

Es aquí donde entra la parte del culebrón, porque el Ministerio de Educación sostiene que el borrador no es el documento con el que está trabajando y, en cualquier caso, el departamento vasco de Educación insiste en que no va a realizar las pruebas que establece la Lomce. Fuentes de la consejería dirigida por Cristina Uriarte, recalcaron ayer que el departamento «no va a hacer las reválidas» y sigue trabajando con la UPV para diseñar una prueba propia de acceso a la universidad.

Entre presuntos borradores y supuestas rebajas de la Lomce, el tiempo avanza y el desconcierto se apodera de los alumnos y profesores de segundo de Bachillerato, que no saben muy bien a qué tendrán que enfrentarse el próximo mes de junio. Para eliminar incertidumbres, la consejería insiste en que las pruebas de acceso se parecerán «lo más posible a la Selectividad». Pero aún no hay nada claro.

El calendario de la Lomce prevé que las reválidas comiencen a realizarse este curso sin ninguna validez académica, lo que significa que si un alumno de 4º de ESO decide entregar su examen en blanco no le sucederá nada. No ocurrirá lo mismo en Bachillerato, donde aprobar la reválida no será un requisito obligatorio para obtener el título pero sí para acceder a la Universidad. Según el último borrador conocido, «la evaluación final de Bachillerato correspondiente a las dos convocatorias que se realicen en el año 2017 únicamente se tendrá en cuenta para el acceso a la Universidad». Será el curso 2017-18 cuando sea necesario aprobar las reválidas para obtener el título de ESO o Bachillerato.

En la nueva Selectividad que plantea el Gobierno central se establece que los alumnos que se presenten a las pruebas deberán obtener una calificación igual o superior a cuatro puntos para acceder a las enseñanzas universitarias de Grado, lo que supone un regreso a las condiciones previas a la Lomce. Según el borrador, la calificación final para el acceso a estudios universitarios se calcularía como hasta ahora, ponderando un 40% el resultado de la evaluación final y un 60% la nota media del expediente académico del alumno en Bachillerato. «Se entenderá que se reúnen los requisitos de acceso cuando el resultado de esta ponderación sea igual o superior a cinco puntos», añade.

Otro cambio que estudia implantar el ministerio es el incremento del número de días para realizar las pruebas de acceso a la universidad, la reválida de Bachillerato o como se quiera denominar a los exámenes. Se emplearían cuatro días como máximo -cinco en las comunidades con lengua cooficial-, en lugar de tres -cuatro en las autonomías con lengua cooficial-, y los alumnos se examinarían de contenidos de los dos cursos de Bachillerato, no solo de segundo.

El texto señala además que tanto para la reválida de 4º de ESO como de 2º de Bachillerato se realizará una prueba por cada una de las materias objeto de evaluación en la etapa correspondiente. Cada una de ellas constará de «un número mínimo de dos preguntas y un máximo de quince.

La verdadera pregunta de examen es en qué quedará todo esto. Las reválidas para obtener el título no serán obligatorias hasta el curso que viene, lo que es mucho tiempo con la legislatura que nos viene. En cuanto al acceso a la universidad, falta por ver la actitud de las autonomías que rechazan la Lomce y la de las universidades. Y aquí hay poco tiempo. Como suele suceder, los alumnos y los profesores están en medio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate