La edificación de nuevos pisos coge velocidad de crucero

J. D. SAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco arrancó el año con los peores registros de su historia en lo que a construcción de vivienda protegida se refiere. 21 pisos terminados y sólo 158 iniciadas. El segundo trimestre mejoró un poco la cosa, pero nada para echar cohetes. En el tercero, si embargo, sí se puede hablar de buenos datos: si bien la entrega de inmuebles sigue en mínimos (298), las obras de nuevas promociones se han disparado a 908. Y entre ellas destaca la edificación de los primeros 172 pisos de alquiler público que se ponen en marcha en 2017, el 45% en Bizkaia y el resto en Gipuzkoa. «Nuestra previsión era que antes de fin de año estuviesen en ejecución 1.800 viviendas con algún tipo de protección y al menos 800 en exclusiva para el alquiler y creemos que se va a cumplir», se congratula el director de Planificación de Vivienda, Mario Yoldi. Según reconoce, el 1 de enero, «es posible que las destinadas a la renta sean una pocas menos, pero lo cierto es que ya trabajamos en la puesta en marcha de proyectos por encima de esas cifras, por lo que de cara a futuro aumentaremos el ritmo seguro». De hecho, anticipa que el cuarto trimestre es «siempre el más activo en cuanto al inicio de promociones porque a las empresas les interesa para mejorar sus balances de cuentas». Yoldi recuerda que, tras el parón de la construcción y del propio departamento debido a la crisis económica, el desarrollo de nuevos proyectos «no ha sido sencillo». «Hemos tenido que conseguir nuevos suelos, atar promociones, recalificarlas como protegidas... y para todo eso se necesita tiempo», subrayó antes de mostrar su confianza en que este despegue de la vivienda protegida ha venido para quedarse.

Fotos

Vídeos