«Es difícil saber quién ha filtrado las pruebas, pasaron por muchas manos»

Mabel Arciniega, portavoz del SME, Mónica García, vicepresidenta de Osatzen y Pilar Lekuona, presidenta de las enfermeras de Gipuzkoa. /DV
Mabel Arciniega, portavoz del SME, Mónica García, vicepresidenta de Osatzen y Pilar Lekuona, presidenta de las enfermeras de Gipuzkoa. / DV

Desde el Sindicato Médico de Euskadi reconocen que el foco de las supuestas irregularidades está en los tribunales y en el IVAP

Iker Marín
IKER MARÍN

«Parece ser que había opositores que tenían las preguntas y las respuestas de algunas pruebas». Pilar Lekuona, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa, reconoce que estos comentarios han llegado hasta su despacho. Se refiere a la trama de supuestas filtraciones que ha afectado de lleno a la OPE más multitudinaria de la historia de Osakidetza con 96.235 participantes. Acusaciones de amaños, denuncias de supuestas ayudas de los jefes de servicio para reclutar a sus protegidos, sindicatos acudiendo a los tribunales y especialidades paralizadas por el Servicio Vasco de Salud que anuncia una revisión completa de los resultados de las 86 pruebas convocadas que se van a celebrar en su totalidad.

Colegios profesionales y sociedades sanitarias que operan en Euskadi se muestran alarmados por el desarrollo de un proceso de investigación «que no ha hecho más que comenzar», reconoce Mabel Arciniega, portavoz del Sindicato Médico de Euskadi (SME). La situación creada es «lamentable», dice Lekuona, «aunque lo peor de todo es el conocimiento que tenía muchísima gente internamente de las supuestas filtraciones». También tenían esa intuición en el SME. «No nos ha cogido de sorpresa que se haya desatado esta polémica», reconocen. Señalan que Osakidetza ya sabía que iban a estar «vigilantes» después de lo sucedido en la OPE de 2011, «en la que también hubo problemas, aunque no tuvieron el eco mediático y social de estas, tampoco en Osakidetza».

Osatzen es la Sociedad Vasca de Medicina de Familia y Comunitaria. Agrupa a 1.800 médicos y Mónica García Asensio es su vicepresidenta. Sobre las filtraciones comenta que «por ahora lo que se escuchan solo son opiniones». Eso sí, reconoce que «es verdad que en los pasillos de los hospitales se ha hablado siempre de que más que una OPE en algunas especialidades hospitalarias se hacía una consolidación de plaza, aunque no sé hasta qué punto es así».

«Parece ser que había opositores que tenían las preguntas y respuestas de algunas pruebas» Pilar Lekuona Pta. Colegio de Enfermería

«No queríamos tribunales en las pruebas de la OPE porque su presencia se presta a la no objetividad» Mabel Arciniega Portavoz del SME

«Se habla de que más que una OPE en algunas especialidades se hacía una consolidación de plaza» Mónica García Asensio Vicepta. de Osatzen

Tribunales e IVAP

La portavoz del Sindicato Médico recuerda que en las negociaciones previas a firmar el acuerdo de la OPE con Osakidetza «insistimos en que queríamos garantizar la transparencia. Y por eso pedimos que el 100% del examen lo pusiese el Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP)». Finalmente se consensuó que el 65% fuera dirigido por esta entidad y el 35% por los tribunales. «Pensábamos que iba a otorgarle a la OPE una garantía mayor. Nosotros no queríamos tribunales en las pruebas porque es una manera de control que se presta a la no objetividad», dice. ¿Significa esto que el foco de las posibles irregularidades está en los tribunales? Responde Arciniega: «En el foco están los tribunales y el IVAP».

Los exámenes de las especialidades están compuestas por dos pruebas. La primera tipo test y la segunda, en su mayoría, con pruebas prácticas. Sobre las primeras pruebas, en las que la sospecha de filtración es menor, señala que «Osakidetza encarga el test al IVAP y este instituto hace lo propio con otra entidad. Lo lógico es que hubieran encargado las preguntas a profesionales de, por ejemplo, Sevilla. Pues no. Sabemos que en algunos casos las pruebas las han preparado profesionales de Osakidetza y nos dicen que en un par de casos a miembros del tribunal de algunas pruebas. Han sido poco cautos». Respecto a la segunda prueba, la que genera muchos de los recelos, cuentan que «en algunos casos el tribunal también decidió que fuera el IVAP el que hiciera la prueba, y también ha habido irregularidades. Aquí alguien se ha pasado de listo y se le ha ido el tema de las manos». Obviamente, «es difícil saber quién ha filtrado los pruebas. Han pasado por muchas manos», aclara.

De ahí las acusaciones de los sindicatos ELA, LAB y ESK, que han denunciado estos supuestos amaños ante los tribunales, cuando hablan de opositores 'dopados'. «Las últimas noticias que tenemos es que había participantes de la OPE que decían que 'a mí no me toca estudiar mucho porque estas plazas están dadas'. Por lo visto, había privilegiados y parece además que estaba todo bastante normalizado», dice Pilar Lekuona. Como presidenta del colectivo sanitario más amplio de Gipuzkoa siente «pena» con todo lo que se está conociendo y alaba el paso dado por los dos doctores que denunciaron los hechos: «Ya era hora que alguien dijera lo que está pasando en la OPE».

A partir de la semana que viene, más de 300 enfermeras guipuzcoanas participarán en las pruebas de su especialidad. «Sí que hemos recibido llamadas en el Colegio preguntando por esta polémica, sobre todo, para saber si la oposición se paralizaba o continuaba. Tras el anuncio del jueves de Osakidetza de que se van a realizar todas las pruebas, estamos más tranquilas». En este sentido, reconoce que sí han sentido miedo ya que «muchas enfermeras están estudiando durante meses para sacar buena nota, haciendo esfuerzos familiares, laborales y económicos muy importantes y te encuentras con la posibilidad de que todo ese trabajo se quede en la nada», dice.

Un antes y un después

Lo que tienen claro las tres portavoces de las entidades consultadas es que «esta polémica va a marcar un antes y un después en las pruebas de Oferta Pública de Empleo», admite la portavoz del SME. Desde el Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa, Lekuona dice que «creo que deberían darle una vuelta a la organización de las OPEs. Además de ser masivas y excesivas, pienso que Osakidetza tendría que contar con todos los agentes que trabajamos en temas sanitarios, nosotros somos un agente totalmente externo a este proceso». Desde Osatzen reconocen que cambiar el planteamiento general de la OPE «es complicado». En opinión de García Asensio, «el debate estaría entre qué es más justo para el sistema: si una oposición libre o una consolidación de plazas para aquellos que llevan años trabajando y han demostrado que lo hacen bien».

El SME añade otro elemento más al debate. «Esta no es forma de hacer una OPE. Estas pruebas se hacen para consolidar empleo. Y además de las irregularidades que haya podido haber, ha habido exámenes muy difíciles. No es normal que la mayoría de los anestesistas que llevan 15 años trabajando correctamente hayan suspendidos sus pruebas».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos