Depredadores amenazados

Un tigre salvaje, en una imagen de archivo./AFP
Un tigre salvaje, en una imagen de archivo. / AFP

Naciones Unidas recuerda, con motivo del Día Mundial de la Vida Silvestre, el peligro que corren los grandes felinos que, como el tigre, ha perdido el 95% de su población en un siglo

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos no tenía ninguna esperanza de que se produjera un avistamiento. Hacía ocho décadas que no se había ninguna pista fiable sobre su presencia en el este de Estados Unidos. Pistas mentirosas, al estilo de las huellas del hombre de las nieves, fueron apareciendo a lo largo de los años, pero ninguna se transformó en realidad. El organismo federal certificó hace un mes lo que los expertos se temían: que el puma oriental norteamericano (Puma concolor couguar) había desaparecido de la faz de la Tierra. Los ochenta años sin noticias de esta subespecie del león de montaña certificaron su desaparición, cuya petición se había pedido tres años antes.

Fue el penúltimo paso para el adiós de esta subespecie felina. Un anuncio que coincide con un Día Mundial de la Vida Silvestre dedicado a los grandes felinos y que se celebra cada 3 de marzo. Una conmemoración que quiere hacer ver a la humanidad qué efectos que provoca en la naturaleza y que acarrean "consecuencias negativas de gran alcance en el ámbito económico, medioambiental y social", según señala Naciones Unidas. En cuanto a estros grandes animales, el factor humano (la caza furtiva o el comercio ilícito, por ejemplo) ha diezmado sus poblaciones. Por ejemplo, la población de tigres ha disminuido un 95% en los últimos cien años; y la de leones africanos un 40% en los últimos veinte años. Y también su hábitat se ha visto diezmado. La presencia del tigre abarcaba desde el sur de la India hasta la estepa siberiana; y el león se extendía por toda África (salvo en el Sáhara) y gran parte de Oriente Medio.

"En este Día Mundial de la Vida Silvestre, pido a todas las personas a que contribuyan a crear conciencia y trabajen a título individual para velar por la supervivencia de los grandes felinos y de la preciosa y frágil diversidad biológica del mundo en que vivimos", explica el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. Unas actuaciones que, insisten desde las administraciones y organizaciones, que se pueden realizar desde el propio hogar y que pueden mejorarse.

Las ONG reclaman una mayor concienciación sobre los residuos abandonados en la naturaleza y más acciones al Gobierno para luchar contra el plástico

Según las últimas estadísticas de Eurostat, España recicla un 29% de sus residuos municipales (todos los lo que ni industriales ni peligrosos), lejos de los 45,8% de la media europea y del 66% de Alemania, que encabeza la lista. Una cifra, la española, que no fluctúa más de tres puntos desde 2012 y que dista bastante de países de nuestro entorno. Francia e Italia, por ejemplo, se colocan en el 41 y el 45%, respectivamente. lo cual hace necesaria una mayor implicación de la sociedad y la administraciones en el fomento del reciclaje. La misma concienciación que reclama Libera, el proyecto liderado por Ecoembes y SEO BirdLife, para evitar la basuraleza. Con este nombre han bautizado a los residuos que existen en la naturaleza, como los vertederos en medio de los bosques o las islas de plástico que navegan por mares y ríos. Los análisis revelan que entre 800 y 1.400 especies están afectadas por el 'littering' (el término inglés usado para hacer referencia a la basuraleza) solo en los océanos y entornos acuáticos. Al menos una treintena de ellas, estudiadas en España.

Plásticos

Por otra parte, seis ONG de protección del medio ambiente -Greenpeace, Surfrider, Rezero, Amigos de la Tierra y Retorna- solicitaron este viernes a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina que endurezca la postura de España en materia de plásticos. El próximo lunes, España debe presentar su plan dentro de la estrategia europea en esta materia que según, las organizaciones ecologistas, debe pasar por tres ejes: la prohibición y la reducción del uso del plástico, la implantación de incentivos económicos para fomentar la reutilización y el impulso del ecodiseño.

Además, también reclaman la prohibición de los microplásticos y los plásticos oxo-degradables a través del registro de evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos; fortalecer los mercados de reutilización y reciclaje en que los materiales plásticos estén libres de tóxicos y modificar los requerimientos necesarios sobre envases y embalajes de plástico. Los comercios a granel y sin embalajes encuentran numerosas dificultades para alinearse a las obligaciones de la Unión Europea en cuanto a las ventas y la logística.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos