Demasiados ahogados por imprudencia

Un socorrista vigila a los surfistas en la playa de la Zurriola./LOBO ALTUNA
Un socorrista vigila a los surfistas en la playa de la Zurriola. / LOBO ALTUNA

España suma ya este año 339 ahogamientos, un 14% más. En Gipuzkoa no hay que lamentar ningún óbito

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

Imprudencia y desconocimiento son las principales causas del incremento de las muertes por ahogamiento en España. Desde el 1 de enero y hasta este martes, en todo el Estado habían fallecido por este motivo 339 personas, lo que supone un 14,53% más que en el mismo periodo del año pasado -con 43 óbitos menos- y un 40,08% más que en 2015, cuando se registraron 242 muertes. Estos datos se recogen en el informe remitido ayer por la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, donde también se señala que además han fallecido 48 personas por accidentes o percances ocurridos en espacios acuáticos -no se incluyen muertes por causas naturales como ictus o infartos- y más de 400 han sido rescatadas de situaciones de peligro.

A pesar de que son cifras muy negativas, tienen un aspecto positivo: hasta el momento en Gipuzkoa no se ha producido ninguna defunción por este motivo. El año pasado, hasta estas mismas fechas se habían contabilizado cuatro ahogamientos. En el País Vasco, en los últimos siete meses y medio se han ahogado seis personas -un 1,8% más que en 2016-, todas en playas vizcaínas.

Jessica Pino es la autora del informe que recoge que gran parte de los ahogamientos se han producido en los meses de verano, y que «en el 90% de los casos han sido en zonas donde no hay vigilancia». Por eso aboga por respetar las señales porque «en muchos casos no se atiende a las indicaciones, la gente se baña con bandera roja o realiza juegos peligrosos».

Las playas son los espacios donde más incidentes se producen, aunque, como explica Pino, «últimamente se está dando un incremento importante en pantanos o pozas. Son pequeñas zonas habilitadas para el baño, pero que carecen de vigilancia».

«No se respetan las indicaciones, la gente se baña con bandera roja o en zonas sin vigilancia»

«Una de las medidas sería dotar a los socorristas de autoridad, como en Francia»

El perfil de la persona ahogada en España es de un hombre (80%), de nacionalidad española (75%), de 35 o más años (71%), muerto en la playa (51%) o en cualquier otro espacio acuático sin vigilancia (90%), entre las 10.00 y las 20.00 horas (70%). Con estos datos Pino afirma que «el incremento del turismo en los últimos años no es la razón del aumento de los ahogamientos. Solo en Canarias hay más muertos extranjeros que nacionales y en Baleares están a la par. Las causas están «en la imprudencia y el desconocimiento».

Según los datos que han recogido, los pequeños se ahogan por falta de vigilancia -el caso más impactante fue el de un niño en la fuente de la plaza de toros de Valdepeñas-. Entre los jóvenes de hasta los 30 años las razones suelen encontrase en que asumen peligros innecesarios, que en muchos casos terminan con graves traumatismos y lesiones medulares que pueden provocar la muerte. Por último, entre los mayores suele suceder que ponen al límite sus capacidades o consideran que no necesitan vigilancia porque conocen muy bien la zona, sin tener en cuenta las condiciones del mar de ese día.

Mayor sensibilización

Pino reclama una mayor sensibilización por parte de las administraciones para que, a través de campañas, se conciencie a los usuarios porque «para nosotros una sola muerte es un fracaso». En este sentido, destaca que en el País Vasco es una comunidad donde hay una mayor preocupación por el tema y «en las escuelas se enseñan, por ejemplo, primeros auxilios y se inculca un mayor respeto a los socorristas. Pensamos que, como en Francia, deberían tener autoridad. Ahí se advierte que no se puede bañar porque hay bandera roja y nadie osa entrar en el agua».

En Gipuzkoa, este verano los rescates por parte de la Cruz Roja se han disparado. En los meses de junio y julio se realizaron 172 -120 más que en 2016-, de los que 109 fueron evacuados al hospital. El 100% de los casos fueron con bandera roja o amarilla, según avanzó el director de Salud y Socorro de la Cruz Roja, Juan Ramón Barrena. En esos meses los socorristas sacaron del agua a 59 personas que habían sido arrastradas por la corriente, 27 más que el año anterior.

Las cifras

305 son los fallecimientos
que se han producidos hasta el pasado martes en zonas acuáticas en las que no había vigilancia, lo que supone un 90% de los casos.
271 de los ahogados
eran hombres, un 80% del total. En la mayoría de las ocasiones, un 75%, son de nacionalidad española.

Fotos

Vídeos