La demanda de teleasistencia se duplica en cinco años y ya llega a 15.215 guipuzcoanos

El botón rojo y el dispositivo al que va conectado./MORQUECHO
El botón rojo y el dispositivo al que va conectado. / MORQUECHO

El botón de alerta, que depende del Gobierno Vasco, permite a mayores y dependientes estar comunicados en caso de emergencia

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZ

Dos llamadas al minuto, o lo que es lo mismo, 3.350 comunicaciones al día recibe el servicio público de teleasistencia de Euskadi, un volumen de cifras que denotan, se miren por donde se miren los datos, el impacto que está teniendo el envejecimiento de la población en la demanda de servicios. 15.215 personas en Gipuzkoa disponen ya del botón de alerta en los domicilios. Son un 12% más que hace un año, y el doble que en el último lustro, según datos publicados por el Departamento vasco de Empleo y Políticas Sociales.

El servicio 'Betion', puesto en marcha en 2011 por el Gobierno autonómico, llega en total a 47.329 personas en Euskadi. Se dirige a personas mayores de 75 años y a mayores de 65 que sufran dependencia. También se ha extendido a personas con discapacidad, o con algún tipo de enfermedad mental diagnosticada. El colgante con el pulsador significa un seguro de vida para todas esas personas, muchas de las cuales viven solas en sus domicilios. Con solo pulsar el botón, la teleasistencia garantiza la comunicación directa con un centro de atención telefónico, que valora la demanda y luego deriva a otros recursos si fuera necesario.

Los datos

10%
de las personas mayores de 65 años en Euskadi dispone del servicio 'Betion'En total, hay 47.329 usuarios.
Características
Perfil
El 80% de los usuarios son mayores de 80 años. La mayoría son mujeres (78%) y el 58% son personas que viven solas.
Motivos de llamada
El 21% son llamadas por error; el 35%, para solicitar información; el 16%, por un problema técnico; y el 12% es para pedir ayuda por una emergencia. Los técnicos se comunican, al menos una vez al mes, con cada usuario.

Las personas usuarias pueden contactar con el servicio por diferentes motivos, que no tienen por qué ser una emergencia. El 21% son llamadas por pulsación no deseada; el 35%, para solicitar información; el 16% es para gestión técnica y el 12%, para solicitar ayuda ante un problema de salud. La comunicación también puede venir del propio centro, que realiza un buen número de llamadas de seguimiento, para preguntar qué tal se encuentra el usuario, y también se ponen en contacto con sus familiares o personas de contacto. El año pasado, además, se incorporaron al servicio detectores de caídas, de movilidad y de monóxido de carbono. El 96% de las llamadas se atienden en menos de 15 segundos.

También visitas

Además del contacto telefónico, el personal realiza visitas a domicilio, desde para resolver problemas técnicos o hasta para atender un problema social detectado en alguna llamada. El año pasado, se realizaron 10.365 visitas domiciliarias en todo Euskadi.

La cobertura del servicio es alta. El 10% de las personas mayores de 65 años dispone del botón de alarma, porcentaje que asciende al 28% en el caso de los mayores de 80 años, y del 40% entre quienes ya superan los 85.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos