«No tenía con quién dejarla», declara el hombre que mató a su madre en su casa de Portugalete

«No tenía con quién dejarla», declara el hombre que mató a su madre en su casa de Portugalete

MARTÍN IBARROLA BILBAO.

La Fiscalía se mostró firme durante la primera sesión del juicio por «homicidio con agravante de parentesco» celebrado ayer por la mañana en Bilbao. Pidió hasta 21 años de prisión para José Ángel G., un hombre de 55 años sin antecedentes, divorciado y con un largo historial de toxicomanía, quien el pasado enero mató a su madre e intento suicidarse en su vivienda de Portugalete. La defensa solicitó la absolución y su internamiento en un centro de salud mental. Según la versión de la fiscalía, el 6 de enero de este año José Ángel escribió tres cartas de suicidio «pidiendo perdón a sus familiares». Después se puso en contacto con la Ertzaintza asegurando que tenía información sobre la venta de droga de su barrio. Ese mismo día asestó una cuchillada mortal en el pecho a su progenitora. La anciana tenía 93 años y sufría un grado avanzado de alzhéimer. Durante cuatro días, el acusado convivió con el cadáver y tuvo contacto con diferentes personas, que no le «notaron nada extraño».

El acusado se mostró «arrepentido por quitar la vida a la persona a la que más quiero». «Cuando me divorcié comencé a consumir cocaína y alcohol día y noche. No le encontraba sentido a mi vida. Al final estallé y quise acabar con el sufrimiento que llevábamos los dos». Su madre «estaba muy malita, pero siempre la cuidé. No tenía a nadie con quién dejarla. La maté por amor, no para quedarme con la herencia...».

Fotos

Vídeos