Jon Darpón: «Osakidetza tiene un problema: nos estamos quedando sin médicos de familia»

El consejero pasea junto a la sede del Gobierno Vasco de la calle Andia de Donostia./IÑIGO SÁNCHEZ
El consejero pasea junto a la sede del Gobierno Vasco de la calle Andia de Donostia. / IÑIGO SÁNCHEZ
Jon Darpón, Consejero de Salud

El consejero reivindica «prestigiar» la Atención Primaria, la puerta de entrada al sistema vasco de salud, con cada vez más presión por el envejecimiento

ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

La puerta de entrada al sistema público vasco de salud se está quedando sin médicos, una problema añadido al de la mayor presión asistencial debido al envejecimiento. «La Atención Primaria necesita verse reflejada en la universidad para que haya vocaciones de médicos de familia», reclama el consejero de Salud, Jon Darpón, que no saca del foco el resto de desafíos que se ciernen sobre Osakidetza: la gestión de las listas de espera, la contratación de la plantilla a las puertas de la OPE y el cada vez mayor gasto sanitario, que ya alcanza los 3.671 millones de euros al año.

- ¿Las listas de espera son el gran problema de la sanidad pública?

- Uno de los principales problemas de los llamados sistemas nacionales de salud son las listas de espera. Los sistemas públicos no pueden permitirse tener recursos ociosos esperando a que venga el paciente. Siempre hay una lista de espera que puede ser mayor o menor. A lo largo de la legislatura pasada y lo que llevamos de esta, estamos conteniendo las listas sin que estas crezcan. Tenemos una menor lista de espera, dependiendo de las especialidades. Y para la mayor parte la espera es razonable. Remamos a contracorriente por el envejecimiento.

- ¿Por qué en algunos centros o comarcas la espera es mayor?

- Todo el mundo tiene la prestación sanitaria cerca de casa, pero a su vez este sistema descentralizado tiene un coste mucho más alto. A veces en esa dispersión, en un centro pequeño hay una baja y un parto en un servicio de seis personas, y durante seis meses se ralentiza la actividad. Pero hay que mirarlo más allá del día a día. Me siento satisfecho de las demoras razonables que tenemos y trabajaremos para que sean menores. Y si alguien cree que ha esperado más de lo razonable, le pido disculpas. En la foto comparativa, los resultados de Osakidetza son francamente buenos. Es el servicio público mejor valorado por la ciudadanía vasca. Cuando alguien tiene un cáncer de colon, de mama, o un accidente de tráfico, hay mucha gente agradecida por la atención y el trato. No lo voy a ocultar. Nosotros somos mejores en los pacientes más graves y complejos que para una consulta para el dermatólogo o una alergia. Hay que decirle a la población que gestionamos los recursos así, priorizándolos en aquellas enfermedades más graves, que pueden generar secuelas y donde te puedes estar jugando tu vida.

- ¿La Atención Primaria se encuentra saturada?

- Trabajamos desde hace años para tener una Atención Primaria lo más fuerte posible, y lo más integrada con los hospitales de agudos y con los centros sociosanitarios. Uno de los problemas que tiene es de prestigio. Vivimos en una sociedad que busca la superespecialización donde nos deslumbra la tecnología, el quirófano. Cuando tenemos una enfermedad grave, vamos al hospital y nos atienden y nos genera una gran admiración. A los profesionales de la Atención Primaria que nos atienden todos los días en pequeños y en grandes problemas los valoramos menos. Un problema que tiene Osakidetza es que nos estamos quedando sin médicos de familia.

- ¿No hay médicos que quieran trabajar en los centros de salud?

- La Atención Primaria necesita verse reflejada en la universidad para que haya vocaciones de médicos de familia, y necesita que la gente tanto en el pregrado como en el postgrado vea que tiene futuro profesional en esa área. No necesitamos que todo el mundo sea cirujano cardiaco, oncólogo médico o ginecólogo, necesitamos también médicos de familia. Necesitamos revalorizar su prestigio y que se sientan importantes y queridos por la población.

- Los médicos denuncian una sobrecarga de trabajo.

- Tenemos unos cupos razonables, de alrededor de 1.500 personas por médico y de menos de 800 niños y niñas por pediatra, que son inferiores a otras comunidades y bastante inferiores a la media de países de nuestro entorno. Sí es verdad que la medicina de familia y la pediatría tiene pleno empleo y no hay nadie en paro. Una gran diferencia respecto a hace unos años es que cuando alguien tenía un permiso, una baja o vacaciones, había más facilidades para sustituirlo. Y ahora tenemos un modelo para sustituirlos entre nosotros. Eso genera que en función del tamaño de los equipos y de la población que atiende, hay sitios donde puede haber más sobrecarga que otros. Estamos trabajando en una estrategia para mejorar.

«Somos mejores con los pacientes graves y complejos, que para una consulta por una alergia» Listas de espera

«Lo hemos fomentado desde el sistema, pero la población no puede ir al médico de familia para todo» Una sociedad medicalizada

«Tener una bolsa de médicos en paro para contratarlos en vacaciones es cómodo pero no tiene lógica» Atención Primaria

- ¿En qué aspectos?

- Sin ninguna duda, el sistema anterior que se basaba en tener una bolsa de médicos en paro para llamarlos en vacaciones después de tener una formación de diez años era cómodo para todos pero no era eficiente, era un desaprovechamiento de los profesionales y no tenía lógica. Hay que cambiarlo.

- ¿Cómo va a ser la nueva política de sustituciones de la plantilla?

- Si no tenemos personal para sustituir, hay que buscar fórmulas para ampliar las jornadas en determinados periodos. También hemos ampliado la edad de jubilación hasta los 68 años. Estamos trabajando con la Universidad para incrementar el número de alumnos en los cursos que viene. También trabajamos con el Ministerio de quien dependen las plazas MIR. El año pasado ya aumentamos plazas. Y queremos la acreditación de un número superior.

- La enfermería va a cobrar más peso en ese nuevo esquema.

- El personal de enfermería estudia un grado, con especialidades, que suponen dos años más de formación. Por lo tanto, van a tener seis años de formación. Cuando salimos a otros sistemas sanitarios de nuestro entorno, estos profesionales asumen responsabilidades diferentes. Hay que ir orientándolo hacia otro modelo. La población no puede ir al médico de familia para todo.

- Cada vez hay más consultas que no son presenciales. ¿Ha contribuido a descargar el sistema?

- Estamos trabajando para disminuir la burocracia para que ese tiempo que se dedica al papeleo se dedique a los pacientes siendo conscientes de que la burocracia no puede ser cero. Estamos también abriendo nuestra cartera de servicios para que los médicos de atención primaria puedan acceder a más pruebas diagnósticas, sin tener que recurrir al especialista. Y estamos promoviendo las nuevas tecnologías porque muchas tareas se pueden hacer vía web y telefónica. No siempre hace falta que el paciente y el médico estén sentados el uno frente al otro. Nos queda modificar en la población el uso responsable del sistema sanitario, de respeto a los profesionales y del cuidado del uso de las instalaciones que son de todos.

- ¿Se carga la culpa de la saturación en el usuario?

- No, en absoluto, no trato de descargar la culpa en el usuario. Pero voy a poner un ejemplo. Si sumamos las consultas de pediatra, las visitas a urgencias pediátricas y las consultas de especialidades pediátricas, el resultado es que vemos a cada niño de Euskadi ocho veces al año. Y nuestra población infantil está mayoritariamente sana. A veces el uso de recursos sanitarios no obedece a las necesidades de salud. También lo hemos fomentado desde el propio sistema y le hemos metido el miedo a la población cuando decimos 'Consulte a su médico para todo' o 'no se atreva a tomar una aspirina usted solo'.

«Estamos satisfechos y poco acostumbrados a que el Constitucional falle a favor de una ley aprobada en Euskadi» Sobre los clubes de cannabis

«¿Precariedad? Veo a mucha gente queriendo entrar y a poca que quiera salir de Osakidetza» Calidad de empleo

- ¿Qué estrategia van a adoptar para paliar la escasez de pediatras?

- Yo soy de los que defiendo que no hay escasez de pediatras. Desde hace muchos años, el número de pediatras activos en Osakidetza nunca ha disminuido. Cada año hay más pediatras en nómina. Lo que ocurre es que cada vez los pediatras se quedan más en los hospitales. Hemos consolidado las especialidades pediátricas y hay que volver a potenciar que los pediatras quieran ir a trabajar a la Atención Primaria. Pero la atención pediátrica que tenemos en Osakidetza no diré que es de diez porque parecerá autocomplaciente, pero sí que es sobresaliente.

- Dos hermanos mellizos de Arrasate han muerto por una enfermedad genética. ¿Se podrían agilizar los protocolos para autorizar el uso de tratamientos en ensayo?

- Aprovecho para trasladar las condolencias a los padres de Ibai y Ekain, que estoy seguro que también han sido trasladadas desde el Hospital Universitario Donostia. Realmente que tengas dos hijos y que en el plazo de cuatro meses fallezcan es una situación terrible, inimaginable y muy difícil de afrontar. Me consta que el servicio de pediatría del HUD ha hecho todo lo posible para que pudieran acceder a la medicación que no se comercializa y que está en fase de ensayo clínico. Pero también me consta que ese fármaco no ofrece aún resultados y probablemente no hubiera cambiado el curso de los acontecimientos, lo cual no consuela a nadie.

- Aunque depende de la Agencia Española del Medicamento, ¿se podrían acelerar las respuestas cuando se dan estos casos?

- No creo que la Agencia sea responsable en este caso. Nuestra sociedad está cada vez peor preparada para afrontar la muerte y más la muerte infantil. Pero desgraciadamente hay accidentes, enfermedades incurables y la medicina no resuelve todas las cosas. Ni lo hace hoy ni probablemente lo hará nunca.

Las condiciones laborales

- ¿La OPE de 3.500 plazas va a corregir la precariedad laboral de parte de la plantilla?

- No me gusta mucho el término de precariedad laboral. Tenemos un sistema sanitario con un mes de vacaciones, más seis días de asuntos propios, más un número de días por antigüedad en función de los trienios, donde el 80% de trabajadores son mujeres y por lo tanto tenemos más maternidad y más permisos por cuidado de hijos y de mayores. Cuando alguien tiene una plaza en propiedad y pide una reducción de jornada, tenemos una plaza y dos contratos. Siempre va a haber una persona fija de plantilla estructural y otra temporal. Si eso es precariedad laboral, que venga Dios y lo vea.

- ¿Y los contratos de solo unos días no son precarios?

- En una empresa en la que trabajan 34.000 personas, con una plantilla estructural de 26.400 personas, más del 85% tiene una plaza en propiedad. En los últimos cuatro años, hemos convocado dos ofertas públicas de empleo, una con 1.130 plazas que ya se ha resuelto, y otra con 3.335 este año y que tenemos el compromiso de resolver en dos años. Cuando terminemos, cerca del 95% de la plantilla tendrá una plaza en propiedad. Para las 3.350 plazas, se han presentado 96.000 personas. Hay quien hace el discurso de que hay mucho paro. No. Nos estamos acercando al 10% de la tasa de desempleo. Veo a mucha gente queriendo entrar y a poca que voluntariamente salga. Tan mal esto no estará. Que se han hecho contratos precarios, seguramente, pero nuestro objetivo no es ese, y estamos mejorando de forma muy notable. La contratación por periodos cortos se está reduciendo. Pero hay que ser conscientes de que si mañana, por ejemplo, a las tres de la tarde va a haber alguien de plantilla que no pueda trabajar, por las circunstancias que sea, vamos a tener que hacer un contrato, porque ocurra lo que ocurra tenemos que contar con ese equipo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos