La cucaracha, ese bichito repugnante 'amigo' del hombre

La cucaracha, ese bichito repugnante 'amigo' del hombre

Aprovechan los beneficios de la vida hogareña: comida, calor y un lugar donde reproducirse

ELISA LÓPEZ

Cucaracha. Solo con mencionarla se ponen los pelos de punta. ¿O no? Es, con mucha diferencia, uno de los insectos más comunes y detestados en todo el mundo. Resultan realmente repugnantes. Sobre todo porque se asocian con la suciedad. Y es que se alimentan de restos de comida que encuentran a su paso por la basura, también de pelos, restos de piel, insectos muertos...

Las cucarachas pertenecen a un grupo muy antiguo de insectos que ha cambiado muy poco desde su aparición hace más de 300 millones de años. Huyen de la luz, son prácticamente ciegas y desarrollan su actividad durante la noche. Se conocen más de 4.500 especies y, unas pocas –'Blatta orientalis', 'Periplaneta americana' y 'Blatella germanica'– se han adaptado perfectamente a vivir entre humanos aprovechando los beneficios que les aporta la vida hogareña: comida, calor y un buen lugar de refugio y para reproducirse.

Y es que se reproducen con gran rapidez, por lo que pueden infestar un edificio completo en muy poco tiempo. Un dato 'aterrador': una vivienda infectada puede contener más de 20.000 ejemplares. Las cocinas y baños son sus lugares favoritos porque les gusta la humedad y el calor, además es allí donde tienen más posibilidades de encontrar alimento. Se les da bien trepar superficies de cristal, vidrio o metal gracias a que la parte inferior de sus patas es adhesiva. Y algo a favor de estos seres horripilantes: consumen una gran cantidad de desechos orgánicos por lo que son excelentes limpiadores de materia orgánica tanto animal como vegetal.

Los más resistentes: un mes sin agua ni comida

Estos sorprendentes bichitos se encuentran entre los animales más resistentes de la Tierra, pueden mantenerse activos durante más de un mes sin agua ni comida. También pueden vivir sin aire unos 45 minutos, por lo que si se pretende acabar con ellas ahogándolas en agua, habrá que esperar ese tiempo para que mueran. Incluso resisten dosis de radiactividad 15 veces mayores que los humanos; quizás es por esto por lo que se dice que las cucarachas serían los únicos seres vivos supervivientes tras una guerra nuclear total. Otro dato aterrador: Si se decapita una cucaracha será capaz de sobrevivir más de 15 días aunque finalmente termine muriendo porque sin cabeza no se puede alimentar.

Pero no solamente son molestas y repugnantes, sus secreciones, además, producen un olor rancio desagradable que puede afectar al sabor de la comida y son uno de los principales vectores de transmisión de muchísimas enfermedades infecciosas por la contaminación de los alimentos y utensilios de cocina al entrar en contacto con ellos y con sus restos y heces. Sus restos y excrementos (que tienen el aspecto de polvo negro), contienen alérgenos que en personas sensibles pueden provocar alergias (lagrimeo, estornudos, urticaria...).

Las cucarachas tienen un par de potentes mandíbulas que son como cuchillas y pican, aunque sea raro. Atacan sobre todo los pies, las manos, cejas y uñas y se han dado casos de picaduras a niños mientras dormían. Las heridas pueden infectarse e inflamarse, tienen una potente fuerza de mordida que es de unas 50 veces más que su peso, comparándola con la mordida del ser humano es unas cinco veces más fuerte.

Ricas y muy nutritivas

Las cucarachas tienen un alto valor nutritivo y, por muy repugnantes que parezcan, en un futuro no muy lejano es posible que formen parte de la alimentación habitual. Dicen que la mejor forma de cocinarlas es freírlas dos veces, la segunda fritura hace que el caparazón se vuelva crujiente y el interior quede riquísimo.

Hay una especie, la 'Diploptera punctata' que es vivípara, es decir, que los embriones se desarrollan dentro del cuerpo de la madre y salen al exterior completamente formados, las madres alimentan a sus crías con una secreción altamente nutritiva rica en aminoácidos esenciales, grasas, azúcares y de alto contenido energético. A esta secreción se le ha llamado 'leche de las cucarachas' y científicos indios están investigando para encontrar la manera de utilizar este 'superalimento'. Quizá se termine criando cucarachas en casa para aderezar los mejores platos o para combatir el hambre.

Dioscórides, el médico y farmacólogo griego del siglo I utilizaba el polvo de cucaracha molida con aceite como un remedio para el dolor de oídos. El periodista y escritor griego del siglo XIX Lafcadio Hearn (nacionalizado japonés como Yakumo Koizumi) decía que utilizaba el té de cucaracha para tratar el tétano. En China atribuyen a estos bichitos un gran valor medicinal para curar enfermedades y detener el envejecimiento. En algunos hospitales chinos utilizan una crema hecha con polvo de estos insectos para curar quemaduras, mientras en Corea se hacen máscaras faciales cosméticas, para ello utilizan la cucaracha alemana.

En la Universidad de Nottingham, en Inglaterra, están investigando derivados de las cucarachas por su potente efecto antibacteriano y han obtenido nueve sustancias químicas con efecto bactericida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos