Cuatro jóvenes dan una paliza a un vigilante del Metro de Bilbao

Uno de ellos orinaba contra el muro de la estación de Etxebarri cuando se le llamó la atención, lo que desencadenó la agresión

JESÚS J. HERNÁNDEZ BILBAO.

Cuatro jóvenes dieron una paliza con puñetazos, patadas y golpes de cinturón a un vigilante de la estación de Etxebarri a primera hora del viernes. Los hechos ocurrieron sobre las seis de la mañana tras la llegada del primer metro a la estación. Descendieron de él dos veinteañeros y uno de ellos no dudó en orinar a la salida, contra el muro exterior. La supervisora de Metro Bilbao se acercó y le recriminó su actitud, acompañada por uno de los vigilantes que posteriormente fue agredido.

«Estaba orinando fuera, pero en un lugar que pertenece a Metro Bilbao. Al llamarle la atención y pedirle la documentación, el usuario se alteró mucho». El incidente dio entonces un giro inesperado al llegar un segundo convoy a la estación. «Han bajado otras dos personas y, aunque no iba con ellos lo que estaba pasando, se han metido en el lío y apaleado al vigilante entre los cuatro». Santiago Ortega, miembro de UGT y de la ejecutiva del sindicato de seguridad en Euskadi, conoce bien lo sucedido ya que pudo hablar directamente con los dos trabajadores de Metro Bilbao implicados. «Fue un linchamiento, con patadas y puñetazos. Se quitaron los cinturones para golpearle con ellos. Todo acabó cuando el hombre, que rondará los 50 años, cayó al suelo y se dio un golpe en la cabeza contra la pared», detalla. Su compañera, que no había resultado agredida, temió lo peor. «Le vio inconsciente y pensó que le habían matado. Los agresores, seguramente, también lo creyeron, y salieron corriendo», añade.

La supervisora confesó a su compañero que «pasó mucho miedo en aquellos momentos». Afortunadamente, el vigilante recuperó pronto el conocimiento y pudo ser trasladado rápidamente a un centro hospitalario. Fue dado de alta horas después tras un exhaustivo reconocimiento médico. «Tiene golpes en la cabeza, moratones en los brazos y todo el cuerpo magullado», describe su compañero de la empresa de seguridad.

Desde Metro Bilbao confirmaron la agresión y condenaron los hechos, antes de declarar que «haremos lo que esté en nuestra mano para coger a los agresores». Gracias a determinadas medidas de seguridad, sobre las que nadie quiere aportar más datos para que sean efectivas, la Policía ha logrado identificar a los agresores, que rondan los 25 años.

Fotos

Vídeos