Costará tres años de obras unir las dos partes ya abiertas de la autovía a Jaca

Costará tres años de obras unir las dos partes ya abiertas de la autovía a Jaca

Fomento comienza la obra del tramo Tiermas-Sigüés, que comprenderá 6,6 km en la autovía del Pirineo A-21

A.V. JACA.

Con mayor lentitud de la que vecinos de la zona y conductores en general querrían, la construcción de la Autovía del Pirineo (A-21) entre Pamplona y Jaca sigue dando pasos de cara a su construcción en territorio aragonés. El Ministerio de Fomento, institución competente en materia viaria en la comunidad aragonesa, ha dado esta semana el pistoletazo de salida a las obras de un nuevo tramo. Uno de 6,6 kilómetros entre Tiermas y Sigüés que, cuando esté finalizado, unirá los dos grandes segmentos de la A-21 que ya están abiertos al tráfico. Pero para ello, deberán pasar al menos 36 meses de obras, tres años.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, visitó varias obras en Aragón y asistió asimismo al acto de colocación de la primera piedra de las obras del tramo de la A-21 entre Tiermas y Sigüés. En el mismo, la inversión total prevista asciende a 53,74 millones y ejecutará los trabajos la empresa Vías y Construcciones. Según se puso de manifiesto, el tramo discurre por un «terreno accidentado», lo que requerirá ejecutar dos viaductos (el de las Tejas, de 271 m de longitud y el de los Baños, de 360 m), dos túneles (Escó y Menazos) y un falso túnel (San Martín).

Recordó Fomento que esta autovía viene a suplir a la carretera N-240, que en este punto discurre por la ribera norte del embalse de Yesa, en la provincia de Zaragoza. «Se trata de una carretera sin arcenes, con un trazado sinuoso, y limitaciones de velocidad a 60 km/h en algunas curvas», explicaron.

La inversión total prevista asciende a 53,74 millones de euros

Ahora se activa el nuevo tramo, que costará casi 54 millones de euros. «Somos conscientes de la importancia de dar continuidad a la A-21 y de acometer de forma prioritaria esta parte dada su especial relación con la ampliación del embalse Yesa», aseguró el ministro. «Hay muchos tramos en servicio, pero aún están pendientes la variante de Jaca y el tramo límite con provincia de Zaragoza-Puente la Reina de Jaca, que supondrán una inversión adicional a la que ya estamos haciendo de 143 y 89 millones de euros», dijo.

Navarra completó ya en el año 2012 sus 46 km totales de autovía A-21 entre Noáin y el límite provincial. En Aragón, donde las obras competen al Estado, los 57,53 km de autovía se dividieron en 9 tramos constructivos. De estos, actualmente hay 4 abiertos, 3 en obras y 2 pendientes de sacar a concurso.

Circulando actualmente desde Pamplona a Jaca, todo el trazado navarro está abierto unido al primer tramo aragonés de 4,3 km. Después, hay que salir de nuevo a la N-240 en Tiermas, pues el segundo tramo (el que ahora se empieza a ejecutar) no está listo. Pasados unos 6 km, es posible de nuevo retomar la autovía, con un total de 10,8 km abiertos correspondientes a los tramos constructivos 3, 4 y 5, hasta el límite de provincia de Huesca. Ya aquí se termina hoy la autovía disponible. El tramo 6 está a la espera de que las obras salgan a concurso, los tramos 7 y 8 están en obras (para acabar en 2019), y el tramo 9, la variante de Jaca, está pendiente de licitar. En este punto final, la autovía conectaría con la A-23.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos