Seis consejos para mantener el coche en buenas condiciones

Un coche, en un taller de reparación/Fotolia
Un coche, en un taller de reparación / Fotolia

¿Cuáles son los puntos básicos a controlar en su vehículo?

IÑIGO BELTRÁN DE HEREDIASan Sebastián

Los frenos, de los neumáticos o de los amortiguadores sufren un desgaste por el mero uso... Son algunos de los seis puntos básicos que se deben controlar para garantizar que nuestro vehículo está en buen estado durante más años. pero sobre todo es una cuestión de seguridad. Aquí se los detallamos.

  • 1

El nivel de aceite en el motor. Cada 2.000 kilómetros o antes de un desplazamiento largo, comprobar el nivel sobre una superficie plana, con el motor pasado y en frío. No se debe superar nunca el nivel máximo que inidica la varilla porque las consecuencias sobre la mecánica puede ser casi tan graves como la falta de lubricante.

  • 2

Los frenos. Preste atención a cualquier ruido extraño, a las distancias de frenado y a las vibraciones en el pedal o en el volante. Verifique en cada revisión el desgaste de las pastillas pero también el de los discos.

  • 3

El estado y la presión de los neumáticos. Unos neumáticos con un correcto inflado le van a asegurar un mejor comportamiento y agarre del vehículo así como un menor consumo de carburante. El desgaste de la goma debe ser uniforme en toda la banda de rodadura y la profundidad del dibujo tiene que ser igual o superior a 1,6 milímetros.

La presión recomendada está habitualmente indicada en una etiqueta en uno de los montantes de las puertas delanteras o en la tapa de llenado del carburante. Se debe controlar regularmente la presión y ajustarla si es preciso. Mejor hacerlo en un taller de neumáticos ya que los manómetros de las gasolineras no suelen ser del todo fiables.

Tras las verificaciones anteriores, conviene contraolar que en una carrterea recta, sin viento, el coche mantenga la trayectoria recta con el volante en esa posición y sin necesidad de correcciones. En caso de no ser así, consulte con su mecánico.

  • 4

Los amortiguadores. Son esenciales para el correcto comportamiento del coche. Compruebe que éste no rebote en exceso sobre carreteras deformadas o badenes reductores de velocidad. Se recomienda controlarlos en el taller cuando el vehículo supere los 80.000 kilómetros o antes si habitualmente se rueda muy cargado o por zonas muy deterioradas.

  • 5

La batería. Cuando ésta tenga más de cuatro años, hágala revisar antes de que lleguen los fríos intensos del invierno, que caeleran en gran medida su deterioro y posible ‘muerte’. Si no va a utilizar el vehículo durante un periodo largo, emplee, si es posible, un cargador de mantenimiento para que su batería esté operativa al cein por cien.

  • 6

Los faros. Procure limpiar los faros delanteros y los pilotos traseros para mantener su eficacia. Con el paso del tiempo y la exposición a las inclemencias meteorológicas, las nuevas ópticas plásticas tienden a quedarse mates y a iluminar menos. En muchos talleres los pulen y los devuelven a su estado casi original, pero mejor prevenir...

Su coche ya está listo para rodar seguro. ¡Buen viaje!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos