Todas las confesiones se unen para denunciar «la tolerancia social» con las ofensas religiosas

Gala de 'drag queens' del Carnaval de Las Palmas, con un participante vestido de Virgen María./EFE
Gala de 'drag queens' del Carnaval de Las Palmas, con un participante vestido de Virgen María. / EFE

Católicos, musulmanes, judíos y evangélicos aseguran que «se profanan templos» y se hace «escarnio» de la fe con «total impunidad»

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Católicos, musulmanes, judíos y evangélicos, las cuatro confesiones de la práctica totalidad de los creyentes que residen en España, protagonizaron este martes un hecho inédito. En un indisimulado grito de ¡Basta ya!, sus máximas representaciones institucionales firmaron y divulgaron un duro comunicado conjunto para denunciar «las constantes y reiteradas» ofensas a los sentimientos religiosos que se producen en España y para mostrar su indignación por «la tolerancia social incomprensible» de la que creen que gozan estos ataques a sus creencias. El texto, de siete puntos, muestra su «tristeza y preocupación» por esta situación, anima a que la justicia tome cartas en el asunto y reclama a todos «respeto mutuo para creyentes y no creyentes».

El estallido unitario se produce, según reconocen, después de que los carnavales de varias ciudades, especialmente los de Santiago de Compostela y Las Palmas, dirigiesen sus sátiras contra algunos de los principales dogmas y figuras de sus religiones, pues recuerdan que Jesús, María y los santos bíblicos son personas por las que comparten «respeto o devoción» tanto católicos como judíos y musulmanes.

En la capital gallega, el dramaturgo que dio el pregón de las fiestas vestido del Apostol Santiago bromeó con los «huevos» del santo y las felaciones que le haría la Virgen del Pilar. En la capital grancanaria, la misma ‘drag queen’ que se coronó reina de las fiestas en 2017 con un espectáculo en que vestía de Virgen y de Jesucristo crucificado -actuación que no mereció reproche penal alguno-, se despidió este año de su reinado, también vestida de María, con la representación de una Última Cena en la que le acompañaban el resto de las ‘drag’ que en 2018 aspiraban a recibir su corona.

Conferencia Episcopal, Federación de Comunidades Judías, Comisión Islámica y Federación de Entidades Evangélicas se felicitan de los «muchos avances» logrados en España contra los discursos y actos discriminatorios y de odio por razón de raza, origen, sexo, ideología, orientación sexual o religión; de las leyes que los persiguen; y, de manera especial, de «la sensibilidad social compartida que señala, excluye y ya no tolera tales comportamientos».

Doble rasero

Sin embargo, denuncian que, «lamentablemente, no sucede lo mismo con la discriminación o delitos de odio por motivos religiosos». «En España se profanan templos y símbolos; se hace burla y escarnio público de los referentes más sagrados de la fe religiosa de millones de personas con total impunidad y tolerancia», aseguran. De hecho, y en referencia a lo ocurrido en carnavales, añaden que «observamos con dolor un espectáculo bochornoso con provocaciones que ninguno admitiríamos si la ofensa fuera dirigida contra los sentimientos o valores compartidos de otros colectivos». Ven un doble rasero.

En un claro mensaje a políticos, jueces y fiscales indican que «resulta inaceptable» que estas ofensas «pretendan ampararse en la libertad de expresión», que «no puede invocarse» para «vulnerar otra libertad o bien jurídico protegido» (los sentimientos religiosos). Es su referencia al contenido de los artículo 523, 524 y 525 del Código Penal, que castigan la interrupción violenta de actos religiosos, la profanación y el escarnio a los dogmas y creencias religiosas, pero que rara vez provocan condenas en España.

Consideran «inaceptable» que casos como los de los carnavales se amparen en la libertad de expresión

De hecho, la falta de respuesta judicial a hechos «graves» es el motivo, según la Asociación de Abogados Cristianos, «de que las ofensas al sentimiento religioso se hayan puesto de moda en España y se viva una especie de ‘bullying’ contra los católicos». Polonia Castellanos, portavoz de una organización que ha presentado 50 denuncias por este tema, cree que «si la justicia no responde como debe, si no aplica la ley, está bola de nieve irá a más».

Considera que el aumento «exponencial» de casos en España se debe a la falta de reproche penal, a absoluciones como la del artista pamplonés que usó hostias consagradas para formar la palabra ‘pederastia’, la de Rita Maestre en su protesta en la capilla de la Universidad Complutense de Madrid, o a la de la ‘drag queen’ canaria.

La asociación, sin embargo, vuelve a la carga y ya ha denunciado al dramaturgo Carlos Santiago, el autor del pregón de carnaval de Compostela, por un delito de odio y discriminación por razones de religión y por otro contra los sentimientos religiosos, condenados con penas que van de la multa a los cuatro años de cárcel.

Temas

España

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos