La UE concede 5 millones, la mayor ayuda, a dos centros vascos para investigar el cáncer y el sida

Jiménez Barbero y Liz Marzán, junto al director general de los centros CIC, el reconocido investigador José María Mato./USOZ
Jiménez Barbero y Liz Marzán, junto al director general de los centros CIC, el reconocido investigador José María Mato. / USOZ

El apoyo conseguido por los científicos Luis Liz Marzán y Jesús Jiménez Barbero supone la mayor ayuda financiera a la ciencia que puede obtenerse en Europa

FERMÍN APEZTEGUIABILBAO.

Dos científicos vascos, Jesús Jiménez Barbero y Luis Liz Marzán, han sido distinguidos por el Consejo Europeo de Investigación con las prestigiosas becas 'ERC Advanced Grants', para la realización de dos estudios que permitirán conocer mejor la manera en que se desarrollan el cáncer y determinadas infecciones como el sida y el ébola. Las ayudas obtenidas por los directores de los institutos CIC Biogune en Bizkaia y CIC Biomagune en Gipuzkoa, que suman una con otra un total de 4,9 millones de euros, colocan a la ciencia vasca en la élite internacional y suponen un reconocimiento a la apuesta que el Gobierno vasco realizó hace quince años para la promoción del conocimiento como motor de la economía.

Las 'ERC Advanced Grant' son fondos para la investigación que en el ámbito de la ciencia tienen la misma consideración que un premio. Es así no sólo porque constituyen las subvenciones de mayor cuantía que se conceden en el ámbito de la Unión Europea, sino porque a sus receptores, se les tiene como «líderes excepcionales en términos de originalidad y relevancia por sus contribuciones a la investigación».

Líderes científicos

Jesús Jiménez Barbero
Director científico de CIC Biogune desde noviembre de 2014. Expresidente de la Sociedad Química de España, fue investigador senior en el Instituto de Química Orgánica del CSIC. Profesor de diversas universidades europeas, cuenta con varios premios internacionales.
Luiz Liz Marzán
Director científico de CIC Biomagune desde 2012, sus investigaciones sobre nanopartículas están reconocidas internacionalmente. Su lista de galardones científicos, todos ellos de calado, es extensa. La UE le premió con anterioridad con otra beca 'ERC Advanced Grants'.

En la convocatoria de 2017, la que se acaba de 'fallar', nueve de cada diez proyectos se rechazaron y Euskadi ha logrado no una, sino dos ayudas, una por valor de 2,5 millones y otra de 2,4. Todo ese dinero garantiza la actividad de CIC Biogune (centro especializado en Biociencias) y CIC Biomagune (biomateriales) durante cinco años más; y posibilitará además la contratación durante ese tiempo de, aproximadamente, una veintena de científicos.

«No sólo tendremos recursos para contratar a los mejores en cada campo, sino que se abrirán muchísimas puertas a la ciencia vasca a nivel internacional», destacaron a este periódico Jiménez Barbero y Liz Marzán, que llegaron a Euskadi a través del programa Ikerbasque de captación de talento. Los proyectos que desarrollarán tienen una característica común. En cumplimiento con las bases de la convocatoria, han de ser «tan innovadores como arriesgados, con el fin de que si logran su objetivo final, representen un avance significativo». Tienen nombres enrevesados, pero explicados por sus promotores no lo son tanto.

El proyecto liderado desde Bizkaia se ha bautizado como 'Rompiendo los límites de reconocimiento de los hidratos de carbono mediante resonancia magnética nuclear'.

El azúcar, punto de contacto

La ciencia sabe desde hace tiempo que el «primer punto de contacto» de las células con cualquier agente externo -un fármaco, un virus o una bacteria- es siempre un azúcar determinado.Eso es algo que se ha visto en multitud de ocasiones con diferentes técnicas de laboratorio, pero ni se sabe por qué ocurre, ni se ha analizado nunca con una resonancia magnética, que permitirá obtener imágenes del interior de la célula. El equipo de Jiménez Barbero se propone explicar este fenómeno porque, si lo consiguen, confían en tener la llave para el diseño de fármacos que cierren o abran esa cerradura. Trabajarán para ello con los virus del sida (VIH) y el ébola.

Luis Liz Marzán impulsará desde Gipuzkoa un trabajo titulado 'Seguimiento en cuatro dimensiones del crecimiento de tumores por espectroscopía Raman aumentada en superficies'. Mediante nanotecnología, diseñarán una especie de andamios biológicos a través de los que estudiarán, desde lo más profundo de los tumores, cómo crecen y se desarrollan los cánceres de mama, melanoma y próstata. Conocer esos mecanismos permitirá determinar la velocidad de crecimiento de las lesiones -que se desconoce- y la eficacia real de los fármacos en las entrañas del tumor.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos