Una comisión específica regulará la circulación de patinetes y segways en Euskadi

Usuarios de segways circulan por las calles de Donostia./JOSÉ MARI LÓPEZ
Usuarios de segways circulan por las calles de Donostia. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Actualmente, la normativa en materia de Tráfico no aborda el uso de estos vehículos que aceleran con la simple inclinación del cuerpo

A. LERATESAN SEBASTIÁN.

Las administraciones vascas han creado un grupo de trabajo que aborde los problemas y las características de la circulación en el ámbito urbano de vehículos de movilidad personal como patinetes y segways, artilugios estos últimos que están introduciendo una nueva modalidad de movilidad en las calles consistente en la aceleración sobre ruedas a base de la inclinación del propio cuerpo.

Ayer se celebró en Bilbao la sesión anual del Pleno de la Comisión de Seguridad Vial del País Vasco, a la que asisten representantes de la Ertzaintza, de policías locales, de ayuntamientos y diputaciones, y de las direcciones del Gobierno Vasco cuyas competencias están relacionadas con la seguridad vial (Educación, Salud, Transportes, Emergencias), así como agentes sociales y profesionales implicados en la mejora de la movilidad.

Actualmente, la normativa estatal en materia de tráfico no contiene normas sobre los vehículos citados de movilidad personal, si bien la DGT difundió una instrucción en noviembre de 2016 proponiendo algunos criterios.

Algunos ayuntamientos ya están regulando, mediante ordenanzas, las condiciones de circulación de estos vehículos que comparten espacio con viandantes y ciclistas, pero la Dirección de Tráfico considera que la creación de un grupo de trabajo sobre este tema específico puede contribuir a establecer criterios comunes que permitan uniformizar el tratamiento que los ayuntamientos recojan en sus ordenanzas.

La siniestralidad baja un 15%

Por otra parte, en la reunión de ayer, el viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, presentó los datos de siniestralidad de 2017, ya adelantados provisionalmente a principios de año. Destaca el descenso de un 15,2% de personas fallecidas. El año pasado, hubo que lamentar la muerte de 39 personas en accidente de tráfico, 7 menos que en 2016, que se cerró con 46 víctimas mortales. Por el contrario, aumentó (un 17%) el balance de personas heridas graves. La evolución, no obstante, es positiva si se comparan las cifras de personas fallecidas en un largo periodo de tiempo. Así, en 2001 hubo que lamentar 190 fallecimientos.

A este respecto, Zubiaga declaró que «las cifras de hace veinte años nos parecen actualmente inasumibles, y eso no es más que el reflejo de una mayor concienciación y una mayor exigencia en cuanto a seguridad vial. Vamos a seguir trabajando para que el número de accidentes mortales sigue descendiendo».

El 87 % de los accidentes mortales de 2017 tuvieron lugar en zona interurbana y el 13 % en zona urbana. El 30% de las personas fallecidas conducía una moto y el 70% otro tipo de vehículo, la mayoría turismos. Ninguna de las personas fallecidas conducía una bicicleta. En cuanto a los factores que están presentes en los accidentes mortales, destacan la distracción o conducción desatenta y la velocidad excesiva.

El viceconsejero anunció que en 2018 se aprobará el decreto de creación del Registro Vasco de Víctimas de Accidentes de Tráfico, se promoverá la realización de planes de seguridad vial para tres municipios pequeños (Urretxu, Ibarrangelu y Campezo), se constituirá una mesa de trabajo de análisis de la accidentalidad en Euskadi, y se prevé diseñar una nueva campaña de publicidad sobre la seguridad vial que se presentará en Semana Santa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos