Colegios cerrados y conductores atrapados por la ventisca en Navarra

Un quitanieves abre camino a los peatones en la plaza del Castillo de Pamplona./JESÚS DIGES/EFE
Un quitanieves abre camino a los peatones en la plaza del Castillo de Pamplona. / JESÚS DIGES/EFE

Las calles de Pamplona quedaron intransitables y la oposición de UPN pedirá explicaciones al Gobierno municipal por la «imprevisión»

RUBÉN ELIZARIPAMPLONA.

La nieve trajo ayer el caos a toda Navarra, desde el sur hasta el norte. Todas las carreteras de la Comunidad foral, tanto de la red principal como de la secundaria, se colapsaron desde poco después de las siete de la mañana. Tan solo una hora después, a las 8, ya se había cerrado toda la red principal al tráfico de vehículos pesados. Y no solo eso. La autovía del norte (A-1) y la de Leitzaran (A-15) permanecieron cortadas para todo tipo de vehículos. La situación era tan complicada que el Gobierno de Navarra desaconsejó viajar por carretera debido a todas las incidencias que se habían producido, entre ellas el cierre de una treintena de colegios y la suspensión de clases y muchas rutas de transporte escolar. A la nieve caída hubo que sumarle una fuerte ventisca. En el tramo comprendido entre Alsasua y Vitoria se registraron rachas de viento de unos 80 kilómetros por hora que dificultaron la visibilidad y dejaron atrapados a muchos conductores en la A-1 entre Alava y la Comunidad foral.

Desde las 12.45 horas de ayer, con la mejoría de las condiciones meteorológicas, se reabrieron a todo tipo de tráfico las principales vías de circulación. Pero para entonces, cientos de navarros ya se habían quedado atrapados en alguno de los atascos que se produjeron en muchas carreteras y accesos a Pamplona.

Precisamente la capital navarra fue uno de los puntos negros de ayer. Intentar desplazarse a primera hora de la mañana en un vehículo a motor por Pamplona era una misión imposible. La avenida Navarra hacia el sur desde la avenida de San Jorge y la calle Concepción Benítez tuvieron que ser cortadas. Otras ocho calles más sufrieron importantes restricciones.

El Ayuntamiento de Pamplona explicó que se «habían dispuesto 14 vehículos quitanieves con esparcidores de sal, barredoras y otros vehículos de las empresas contratistas de obras en vía pública». Tres de las máquinas que debían de haber formado parte del dispositivo no estaban operativas a primera hora de la mañana. Se desconoce si, con el paso de las horas, pudieron ser reparadas. Otro de los tractores no disponía de las cuchillas empleadas para retirar la nieve. Poco después, se las instalaron. En este contexto, las principales arterias de comunicación de la capital navarra permanecieron prácticamente intransitables hasta las 10.45 horas. La oposición, a través del grupo municipal de UPN, anunció que pedirá la comparecencia de la concejala de Seguridad Ciudadana, Itziar Gómez (Geroa Bai), «para que explique los porqués de su imprevisión ante la nevada que ha colapsado la capital navarra».

La nieve no solo afectó al transporte por carretera. También al aéreo. Cinco vuelos que debían despegar del aeropuerto de Noáin con destino Madrid fueron cancelados. El vuelo que debía salir hacia Alemania se desvió a Bilbao. Los trenes sí que funcionaron pero acumularon importantes retrasos debido a la presencia de nieve y hielo en los intercambiadores.

El suceso más reseñable fue el hundimiento, por el peso de la nieve, de la cubierta de un aparcamiento en Buñuel. Quedaron atrapados una treintena de coches. No hubo ningún herido. El Servicio de Protección Civil gestionó un total de 83 incidentes. 33 fueron accidentes viales sin heridos, sobre todo salidas de vía. Otro 23% contactó al haberse quedado atascado y otras 25 personas llamaron para pedir un quitanieves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos