El Códice Voynich ya tiene réplica

El responsable de Siloé, Juan José García, con la réplica exacta del Manuscrito Voynich. / SANTI OTERO
El responsable de Siloé, Juan José García, con la réplica exacta del Manuscrito Voynich. / SANTI OTERO

La editorial burgalesa Siloé presenta la edición facsimilar del enigmático manuscrito medieval, escrito en un idioma que todavía no ha sido traducido

PATRICIA CARRO BURGOS.

El Manuscrito Voynich ya no es único. Bueno, sigue siéndolo, pero ahora cuenta con una réplica íntegra, de gran realismo, que contribuirá a ampliar la difusión de este misterio de la literatura mundial. El códice medieval, datado en el siglo XV y que fue redescubierto por el librero anticuario polaco Wilfrid Voynich en 1912, es el único de su tiempo sin descifrar. Está escrito en un idioma desconocido, que se cree encriptado. Nadie ha conseguido decodificarlo, ni siquiera criptógrafos militares, así que su contenido sigue siendo un misterio.

Lo mismo ocurre con las ilustraciones: múltiples escenas de mujeres desnudas, plantas desconocidas y constelaciones que los astrónomos no han podido identificar. La creación de una edición facsímil del Manuscrito Voynich ha sido uno de los principales retos a los que se ha enfrentado la editorial burgalesa Siloé, que encara su proyecto más internacional y el de mayor repercusión.

«Por mucho que hablemos del Manuscrito Voynich, todo es mentira», ha asegurado Juan José García, editor de Siloé Arte y Bibliografía, pues la historia del códice la conforman solo hipótesis, en las que caben su autoría, su motivación y su significado. Su réplica ha llevado dos años desde que la editorial recibiera el encargo de la Universidad de Yale (Estados Unidos), que custodia el original. El resultado es una réplica «de un inusitado realismo», que va de su formato y encuadernación hasta los desplegables, la textura y el «chasqueo al tacto de su vitela».

898 ejemplares

García lo considera «un milagro de la edición», pues afirma que se ha reproducido «con mucho celo» cada uno de los cuadernillos que lo componen, todos ellos diferentes. También se han reproducido la reparación de los cosidos, los desperfectos del texto y de las páginas e «incluso las esquinas y las partes dobladas». La encuadernación, exacta a la original, envejecerá con el paso del tiempo.

Lo más difícil de un proyecto ya de por sí complicado- «pues no se crea con una impresora de tres dimensiones» -ha sido transmitir el aspecto de pieza antigua. Así, aquel que adquiera uno de los 898 ejemplares editados tendrá la sensación de poseer algo original. El editor asegura que el facsímil del Manuscrito Voynich «es una obra de arte», en la que ha trabajado una veintena de artistas y artesanos. Siloé ha vendido ya doscientos ejemplares, y cuenta con trescientas reservas, de instituciones culturales de todo el mundo.

La réplica se presentará en un acto público el próximo viernes, 10 de noviembre, en Burgos. Para el evento se contará con René Zandbergen, uno de los mayores expertos sobre el códice medieval, y con Stephen Bax, profesor de la Open University (Reino Unido), la única persona que ha conseguido descifrar algunas de las palabras del misterioso texto del Voynich.

Fotos

Vídeos