Coches voladores, ¿fantasía o realidad?

Un fotograma de 'Blade Runner' que todos tenemos grabado en la memoria./
Un fotograma de 'Blade Runner' que todos tenemos grabado en la memoria.

Blade Runner anticipó que llegarían para 2019. Y Uber adelanta que para 2020 habrá taxis aéreos en Los Ángeles...

Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

El futuro ya está aquí. O eso dicen algunos... Los que crecimos anodadados con 'Blade Runner', aquella película de culto que nos ofreció como pocas una visión pesimista y trágica de la condición humana, apuntamos una fecha en nuestro cuaderno de la imaginación: 2019. Para ese año llegarían los coches voladores. Y, claro, nos pusimos a soñar.

Luego entendimos que una cosa son los sueños y otra, la realidad. Que también existe el mundo del marketing, experto en colorear la rutina. Y también que la tecnología avanza mucho más rápido que el ser humano. Pero lo cierto es que empresas como Uber, que han revolucionado el sector del transporte privado, apuntan que para 2020 ya habrá aerotaxis surcando el cielo de Los Ángeles en lo que podría suponer un antes y un después. ¿Fantasía o realidad?

Según ha explicado la compañía en una nota pública, su idea es contar con este servicio en ciudades de forma normalizada a partir de 2025. Los vehículos a usar serían completamente eléctricos (eVTOL) y estarían diseñados para el transporte de cuatro viajeros. En su primera fase, contarían con pilotos humanos hasta que la regulación les permitiera ser vehículos autónomos, con lo que liberarían una plaza más para otro pasajero. A largo plazo la compañía americana prevé que un trayecto de 45 millas (unos 75 kilómetros), que duraría 15 minutos, tendría un coste para el usuario de 21 dólares aproximadamente.

Todos los alcaldes de las ciudades más pobladas del mundo estarían deseando disponer de coches voladores para descongestionar el centro de tráfico.
Todos los alcaldes de las ciudades más pobladas del mundo estarían deseando disponer de coches voladores para descongestionar el centro de tráfico.

El UberAir, que es así como se llama este proyecto, es más una avioneta que un coche. «silenciosa y eléctrica», según defienden. El problema del transporte urbano es universal y se agrava cada día, también el de la contaminación. De modo que desde Uber aseguran que contribuirán a su solución aportando la alternativa de un transporte eficiente para ir de punta a punta de la ciudad o trasladarse entre ciudades próximas.

Ante el temor de que esta novedad sepulte viejos modos de ganarse el sustento, un temor humano que funciona como cordón umbilical, también argumentan que no le quitará trabajo ni al taxi ni a los aviones. «Nuestras pruebas se han hecho con aparatos que tienen una autonomía de 60 millas, aunque el tiempo medio del servicio va a estar en torno a las 30 millas y a unos 20 minutos de duración». Piensen en trayectos de los centros de las ciudades a los aeropuertos o a citas puntuales y concentradas, como un gran acontecimiento deportivo. En las pruebas realizadas en esas circunstancias se reduce a una tercera parte el tiempo empleado en el transporte. Falta por conocer, claro, el precio de la bajada de bandera...

Temas

Uber

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos