Cobra la pensión de su madre muerta durante 31 años

Cobra la pensión de su madre muerta durante 31 años

La Policía Nacional destapa un fraude de dos millones de euros a la Seguridad Social en varias provincias españolas, mediante el cobro de prestaciones de personas fallecidas

NEREA VIEYTEZ

¿Es posible seguir cobrando la pensión de una persona que ha fallecido hace años? La última investigación llevada a cabo por la Policía demuestra que sí. A pesar de los controles de la Administración hay personas que utilizan cualquier artimaña para engañar y seguir percibiendo este dinero. La Policía Nacional ha destapado un fraude de dos millones de euros a la Seguridad Social en varias provincias españolas mediante el cobro de pensiones de personas fallecidas.

Uno de los casos más llamativos es el de una mujer de Madrid que estuvo percibiendo durante 31 años la pensión de su madre fallecida, desde marzo de 1985 hasta octubre de 2016: un total de 173.170,43 euros defraudados. La mujer se valió de ardides diversos para engañar a la Administración, mediante certificados de fe de vida de su madre que entregaba en el banco o en la Seguridad Social, o con fotocopias del DNI de la fallecida adjuntadas junto con el suyo, para acreditarse como persona facultada por su madre para sacar de la cuenta bancaria la paga.

El argumento utilizado por otra de las personas investigadas es aún más sorprendente. Una mujer manifestó a los agentes que seguía haciendo uso de la pensión de su progenitora «porque aún no había asumido el fallecimiento de su madre» y, por tanto, creía que aún le correspondía el cobro legal de la pensión.

La Policía advierte que existen varios controles de la fe de vida de los beneficiarios de prestaciones que funcionan «en tiempo prácticamente real» y en interrelación telemática entre las Administraciones. Sin embargo, en algunas ocasiones se producen estos fraudes. La mayoría de los investigados eran hermanos e hijos de los fallecidos que conseguían cobrar las pensiones «mediante la simulación o falseamiento de la vivencia de las personas muertas».

Durante esta operación han sido revisados 27 expedientes e investigadas 62 personas en las provincias de Alicante, Almería, Cantabria, Córdoba, Las Palmas, Lérida, Lugo, Madrid, Málaga, Pontevedra y Valencia, de las que resultaron implicadas 19 de ellas, que habían defraudado 1.932.211,27 euros a la Seguridad Social. Se les acusa de los delitos de fraude de prestaciones, estafa y falsedades documentales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos