«La 'desextinción' no va a ser una revolución», dice Helen Pilcher

Helen Pilcher, bióloga celular y comediante./
Helen Pilcher, bióloga celular y comediante.

En su libro 'Que vuelva el rey', la bióloga celular trata con humor y rigor la resucitación de especies extintas

DANIEL CABORNERO

«El ‘Tyrannosaurus rex’ o el diplodocus nunca serán resucitados», se apresura a decir Helen Pilcher cuando alguien menciona 'Jurassic Park'. Bióloga celular y comediante a partes iguales, admite su gusto por la saga cinematográfica pero matiza que «se debe recordar que es una obra de ficción». Por eso insiste en la idea, arraigada en la mayor parte de la comunidad científica, de que las proteínas o cualquier otro material genético no sobreviven más allá del millón de años; y los dinosaurios se extinguieron hace unos 65 millones de años.

«Sí que tenemos descendientes a nuestro alrededor, como algunos pájaros. Es maravilloso que pelis así inspiren a la gente sobre cuáles son las posibilidades científicas. Es más, 'Jurassic Park' está inspirada por la ciencia y eso es genial», subraya la neurocientífica y escritora británica, que promociona su libro Que vuelva el rey (Biblioteca Nueva). Aborda la 'desextinción', o resucitación de especies animales, desde el humor pero con rigor. «Esto no va a ser una revolución. Se hará lentamente, con cuidado. Los científicos tienen estrictos códigos éticos y necesitan una aprobación ética por cada experimento», destaca Pilcher.

«Tenemos que pensar qué necesidades hay, por qué lo desarrollan y qué repercusiones debería haber», plantea. «La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que se encarga de catalogar las especies que están o no están en peligro, cuenta con patrones que los científicos deben considerar para 'desextinguir'», explica la autora de un libro cuya coartada mediática es Elvis Presley. Entre el rey del Jurásico y el rey musical, Pilcher piensa que «las repercusiones a largo plazo podrían ser verdaderamente emocionantes».

Esa curiosidad, además, viene de antaño: «Siempre he estado interesada en los fósiles, en la vida salvaje y en los dinosaurios desde que era una niña. Cuando crecí, me convertí en bióloga celular con todas esas inquietudes». Y justo entonces se encontró con la efímera resurrección del bucardo, macho de la cabra montés. «El bucardo vivía en los Pirineos desde hace miles de años y empezamos a cazarlo hasta su extinción. Pero, en 2003, increíbles científicos de Zaragoza recogieron células del último ejemplar que había vivido y las usaron para crear un bucardo viviente. Los españoles iniciaron la 'desextinción'», bromea.

«Por desgracia, ese bucardo solo vivió unos siete minutos. Así que no es solo el primer animal resucitado de la historia, sino también el primero en extinguirse dos veces. Es una historia triste pero realmente inspiradora», aclara. «Cuando lo escuché en 2009, me quedé fascinada ya que aunaba todo lo que más me interesaba y pensé: "¿Se puede traer de vuelta un bucardo?" Hablé con científicos especializados y me dijeron: "Sí; si tienes el suficiente dinero y el suficiente tiempo, se podría traer de vuelta no solo a un bucardo sino a muchos"», recuerda Pilcher.

«Esto no va sobre destrozar la biodiversidad»

«Esto no va sobre destrozar la biodiversidad, sino de devolver a la vida a animales sanos que pueden contribuir positivamente al medio ambiente. Y sobre las técnicas que desarrollan quienes hacen que esto ocurra», añade. «¿Por qué ceñirlo a 'desextinguir' animales, cuando también se puede aplicar a la investigación pionera sobre enfermedades humanas y mejorar nuestra salud? La estupenda tecnología que surge dota a la biología celular de edición en genes, de técnicas para reproducción asistida con un grandísimo alcance, etc.», argumenta Pilcher mientras recalca que quería escribir un libro «que no presentase la ciencia como algo sobrio todo el rato». «Hay un montón de veces que usando la comedia alcanzas nuevos públicos. Abres puertas a nuevos lectores diciendo las cosas con humor», señala la neurocientífica, que probó el ‘stand-up comedy’ científico porque le aburría hablar de exnovios o de beber cerveza.

Que vuelva el rey da otro enfoque a su carrera. «He tenido respuesta con mucha gente cogiendo mi libro y luego enviándome un ‘e-mail’ diciendo que se habían partido de risa. Este libro es algo muy personal porque hay algo de mí en cada página. Y dentro de algunos años quiero que, cuando mis hijos crezcan y lo lean sin saber que es mío, hallen algo de mí», agrega. «Hay partes bobas, partes serias... y espero que todas con sentido del humor. Supongo que he intentado mantener un tono ligero en todo momento. Hay un montón de ciencia seria en el libro y espero que bien explicada», dice Pilcher antes de enfocar la culpa humana hacia muchas extinciones. «El libro, de hecho, es triste. Pero es que así es la vida, con sus altibajos Y así era como quería que saliera... con sus altibajos, con sus momentos absurdos y momentos que hagan reflexionar sobre el modo en que vivimos, el modo en que tratamos a nuestro planeta y a la vida salvaje», comenta la bióloga británica.

«El libro trata sobre el impacto positivo de la 'desextinción' en el medio ambiente. Necesitamos saber qué condujo a ciertas especies hacia su extinción la primera vez; porque, si no lo averiguamos, podrían extinguirse todas otra vez», destaca. «Animales sanos podrían ser resucitados en estado de vida salvaje y participar en el ecosistema. Y aunque esto es increíble, ¿dónde se adivinan los límites de dicha tecnología? Podrías resucitar dinosaurios, neandertales, pájaros o anfibios, etc. y a saber cuánto influirían estas especies en otras de su entorno. Por eso el libro tiene casi como aspiración ver los usos de esta tecnología e intentar descubrir qué es posible y lo que seríamos capaces de hacer», sentencia la escritora.

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos