La ONU crea un organismo para vigilar a los robots

La ONU crea un organismo para vigilar a los robots
FOTOLIA

El uso de máquinas inteligentes en ejércitos o fábricas preocupa a expertos de todo el mundo

Jesús Falcón
JESÚS FALCÓNSAN SEBASTIÁN

«Vamos a crear una red de expertos internacionales de empresas, instituciones educativas, organizaciones de la sociedad civil y gobiernos». Esta será una de las principales tareas de la nueva entidad que la ONU va a establecer en La Haya (Holanda), el Centro para la Inteligencia Artificial y Robótica. La iniciativa responde a la creciente preocupación mundial por el creciente papel que cobra la inteligencia artificial y la robótica en múltiples campos, cada vez más sofisticada y capaz de llegar a desempeñar tareas hasta hace poco imposibles por mucho que la imaginación de escritores y guionistas haya llegado mucho más lejos.

El responsable de este organismo, Irakli Beridze, ha señalado al diario Telegraaf que su cometido no será «pedir prohibiciones o frenar tecnologías», sino explorar «cómo las nuevas tecnologías pueden contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible que marca la Organización de Naciones Unidas». Sin embargo a nadie se le escapa que los problemas de seguridad que pueden provocar las máquinas inteligentes están en el fondo de la creación de está nueva oficina. No es la primera organización internacional preocupada por el asunto, pues la OTAN se lo toma muy en serio desde hace tiempo.

Esta agencia comenzará a operar con un presupuesto modesto y solamente un par de trabajadores, sin embargo la lógica invita a pensar que no será por mucho tiempo pues entre sus objetivos se ha marcado, por ejemplo, vigilar que los rápidos cambios tecnológicos no pillen despistada a la sociedad internacional, y a sus legisladores, se entiende. «Si no nos adaptamos con rapidez al ritmo de la tecnología podemos encontrarnos con inestabilidad social», confiesa Beridze.

Aunque la seguridad es lo primero, el papel que desempeñarán los robots en el ámbito laboral será creciente, tal y como vaticinan numerosos informes de expertos. La inteligencia artificial desarrollada por ejércitos asusta tanto como la tecnología nuclear por lo que hay en marcha muchas iniciativas para poner cerco a los robots asesinos.

La empresa de armas rusa Kalashnikhov muestra así uno de sus últimos experimentos, una moto voladora pensada para los ejércitos:

Ciertamente hay motivos para que la ONU y los organismos públicos en general se preocupen y ocupen en legislar la inteligencia artificial. También en el ámbito económico, pues esta misma semana la International Federation of Robotics ha señalado que en el año 2020 las fábricas de todo el mundo contarán con 1,7 millones de robots nuevos.La clave no está solo en el número, sino en su intereconectividad. ¿Peligroso para el empleo? Sin duda, pero como ha afirmado el Erecat(el centro tecnológico público catalán) surgen nuevos puestos como el de director de robótica en empresas manufactureras y de logística. Se trata de un perfil «poliédrico, que se adapta a una industria en cambio constante y tiene una base sólida de conocimientos técnicos para potenciar las oportunidades que ofrece la robótica colaborativa».

Los robots llegan para quedarse y esto provocará movimientos radicales en el mercado laboral. Está por ver si el balance será positivo para los trabajadores pero de momento muchas empresas lo tienen claro. Como por ejemplo el gigante del reparto de comida a domicilio Just Eat que ya tiene en las calles de varias ciudades europeas a robots que compiten con los repartidores en bici o moto. Así trabajan ya:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos