Diario Vasco

¿10 años para encontrar vida extraterrestre?

Recreación de uno de los planetas del sistema solar TRAPPIST-1
Recreación de uno de los planetas del sistema solar TRAPPIST-1 / ESO/M. Kornmesser
  • Científicos y la propia NASA auguran que durante las próximas dos décadas se encontrarán organismos vivos alienígenas

El hallazgo hace menos de un mes por parte del telescopio espacial Spitzer de un sistema solar formado por siete planetas de tamaño similar al de la Tierra, orbitando alrededor de la estrella TRAPPIST-1 y varios de ellos en la zona de habitabilidad, ha reabierto en la comunidad científica el debate sobre cuándo será el ser humano capaz de encontrar vida extraterrestre.

Sin embargo, aunque este sistema solar se encuentra a ‘tan sólo’ 40 años luz de la Tierra, la tecnología actual no permite ni siquiera acercarse a realizar una exploración para la búsqueda de signos de vida en lugares tan lejanos. A pesar de ello, existen lugares más asequibles donde buscar y hay científicos que sitúan el primer hallazgo de vida extraterrestre antes de lo que se podría imaginar.

«En los próximos diez años sabremos si los planetas como la Tierra más cercanos a nosotros albergan vida o no», asegura el doctorado en física cuántica y presentador de televisión británico Ben Miller, en una entrevista con National Geographic, en referencia al lanzamiento este año del telescopio de sondeo Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS). Esta nueva misión de la NASA, sucesora de la misión Kepler, se dedicará, gracias a sus cuatro cámaras, a observar el universo y ayudar a discernir si hay vida o restos de ésta en alguno del enorme número de planetas de las estrellas más cercanas a la Tierra. Buscará señales en sus atmósferas para encontrar restos de oxígeno o de agua líquida en su superficie, como en el descubrimiento del pasado año de un océano en el planeta Próxima b, en órbita alrededor de la estrella Próxima Centauri.

Miller profundiza en su hipótesis y asegura que el primer encuentro con una forma de vida extraterrestre tendría grandes implicaciones religiosas, políticas y sociales para la humanidad ya que, si se descubre vida en otros planetas, aunque solo sea vida microscópica, habría que suponer que «que también existen otras formas de vida inteligente y civilizaciones».

20 años para la NASA

Algo menos optimista que Miller es la propia NASA, probablemente la voz más autorizada en este campo. Sin embargo, la agencia estadounidense no retrasa demasiado su previsión para lograr el primer contacto con vida extraterrestre.

«Por primera vez en la historia de la humanidad sabemos dónde mirar, y tenemos las herramientas para hacerlo», asegura Kevin Hand, subdirector de Exploración del Sistema Solar en el Laboratorio de Propulsión de la NASA. Hand, junto con otros siete científicos lidera la misión 'Europa Clipper'.

Esta misión espera lanzar una sonda en 2022 en dirección a esta gran luna de Júpiter, y tiene como objetivo estudiarla para determinar si allá, como sospechan, hay vida alienígena. Son muchos los científicos de la NASA para los que éste sigue siendo el lugar «de preferencia» donde buscarla. Gracias a las imágenes obtenidas por la sonda Galileo a finales de los 90, hay grandes indicios de que bajo la enorme capa de hielo que cubre el satélite se encuentra un océano gigante de 100 km de profundidad que podría albergar condiciones favorables para la vida. Se trata de una de los objetivos principales para la NASA.

Imagen del satélite Europa

Imagen del satélite Europa

«Está previsto que la misión ‘Europa Clipper’ haga 45 sobrevuelos sobre Europa, que tome imágenes, espectros y que nos permita mapear el grosor del hielo en el subsuelo. No solo conseguiremos un mapa de la superficie y de la química de este mundo, sino que también podremos analizar estas plumas. Toda esa información se podrá aprovechar en una posible futura misión con una aterrizador, y nos permitirá escoger el lugar donde posarnos», explica Hand. Una misión de aterrizaje más adelante podría «recoger posibles huellas de vida y tomar muchas muestras. Europa probablemente tiene un océano habitable pero eso no quiere decir que esté habitado. La pregunta que hay que resolver ahí es si el origen de la vida es sencillo o difícil. Si es fácil, es posible que también comenzase en Europa y que podamos detectarla», explica Hand.

Gracias a esta misión o a la intensiva búsqueda realizada con los potentes telescopios modernos, Hand confía en que no se tardará mucho en dar con vida extraterrestre. Explica que «si nos fijamos en la cantidad de estrellas que se están analizando y en las que se está buscando señales de vida inteligente, creo que se puede pensar que hay buenas razones para predecir que si hay una señal alienígena ahí fuera la descubriremos en unos 20 años. Soy optimista, y creo que en los próximos 20 años descubriremos vida en el Sistema Solar o quizás incluso más allá».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate