No era cáncer sino una pieza de Playmobil incrustada en el pulmón hace 40 años

No era cáncer sino una pieza de Playmobil incrustada en el pulmón hace 40 años

El paciente confesó a los médicos que de pequeño se metía a la boca las piezas, y una de ellas se la tragó

EL DIARIO VASCO

En el mundo de la medicina hay noticias de todo tipo, algunas vitales como avances para combatir enfermedades y otras curiosas como el conocido ahora en el Reino Unido. Un vecino de la ciudad de Preston acudió a su médico preocupado porque llevaba más de un año expulsando una extraña sustancia amarilla cada vez que tosía.

Los facultativos del Royal Preston Hospital sometieron al paciente, de 47 años, a un reconocimiento teniendo en cuenta en todo momento de que era fumador desde los 17 años y que todo podía deberse al tabaco Lo que no esperaban era el motivo de los males del hombre. El escáner detectó un objeto incrustado en uno de sus pulmones. Medía cerca de un centímetro y todo hacía pensar que llevaba en esa zona unos cuarenta años.

Se trataba de una pieza del popular set de juguetes de Playmobil, según ha desvelado un informe hecho público por el British Medical Journal (BMJ. El enfermo confesó a los médicos que de pequeño se metía a la boca pequeñas piezas. Lo malo es que una de ellas llegó a quedar incrustada en un pulmón.

los doctores confirman que de pequeño la pieza se pudo aspirar y quedar atrapada en el pulmón, y que, al ocurrir siendo niño, su cuerpo se fue adaptando y creciendo alrededor del cuerpo extraño.

En su informe, los médicos escribieron: "Finalmente encontró su cono de tránsito perdido de Playmobil en el último sitio en el que se le hubiese ocurrido mirar". Afirmaron que es el "objeto extraño traqueobronquial" más largo conocido.

Un vez retirado el objeto el enfermo, del que no ha trascendido la identidad, ya no tose, por lo que al final todo quedó en un susto. No era cáncer, sino una pieza de Playmobil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos