Buscan una pitón que perdió un niño de 11 años y puede aparecer en un retrete

Los padres han denunciado la desaparición ante la Policía Local del municipio valenciano de Torrent

EL DIARIO VASCO

Una serpiente pitón de 50 centímetros, propiedad de un niño de once años, lleva desaparecida desde el viernes pasado en Torrent, según ha informado el Ayuntamiento de esta localidad valenciana.

El animal, una pitón alfombra, que no es peligroso ni venenoso, podría encontrarse en el mismo inmueble en el que reside su propietario, incluso dentro del propio domicilio, escondida, han señalado las mismas fuentes.

Los padres han denunciado la desaparición ante la Policía Local de Torrent tras buscar la serpiente, que se llama Reifel, por todo el piso, sin éxito, y han advertido al vecindario.

Aunque estas serpientes no suelen recorrer demasiada distancia, las fuentes consultadas han constatado el malestar de los vecinos, que temen que el animal pueda haberse colado por las cañerías y pueda aparecer en sus cuartos de baño.

La madre del pequeño ha declarado que la serpiente llevaba apenas una semana en casa y que le daban para comer ratones muertos y trozos de pollo. "Mi hijo la sacaba a pasear, era como su amiga", ha mantenido. El niño estuvo el jueves por la noche jugando con su pitón fuera del terrario. "Al parecer no cerró bien la tapa, no sabía que podía reptar por el cristal y empujar la tapa buscando aire", ha admitido la mujer. «Hemos puesto cacharros con agua en todas la habitaciones y trocitos de comida, y nada», ha lamentado la mujer.

Las pitones alfombra adultas suelen alcanzar los dos metros de longitud y matan a sus presas por constricción. Los padres del niño se defienden ante las críticas de sus vecinos y mantienen que es inofensiva, aunque no ocultan que tiende a atacar si no conoce a la persona. «Como mi hijo la sacaba y se la ponía por el brazo, a él ya no le atacaba», ha recalcado la madre.

Fotos

Vídeos