Un barco llamado deseo

Cientos de parejas “swingers” pasan las vacaciones en un crucero por el mediterráneo

DV

Estos días surca los mares el “Rumba Mediterránea”, un crucero dedicado no a la música, como sugiere su nombre, sino al sexo liberal y al intercambio de parejas. Para viajar en él solo hay un requisito: ser swinger. Además, recomiendan que las parejas que se apunten sean nuevas en el intercambio de parejas, aventureras y abiertas de mente.

345 parejas (690 pasajeros) viajan en el buque “Azamara Quest” en el que toma lugar el crucero. La mayoría son americanos, igual que la empresa organizadora: Luxury Lifestyle Vacations. “Si alguna vez deseó navegar por el Mediterráneo... ¿por qué no embarcarse en una semana inolvidable con más de 300 parejas que comparten su mismo estilo de vida?” preguntan en el catálogo.

Aunque estas vacaciones no son baratas. El precio por persona va desde los 2.340 euros de los camarotes más baratos hasta los 10.600 euros de los camarotes más lujosos. A lo que hay que añadir los extras que se consuman en el barco.

La ropa es optativa en el crucero, y se han habilitado salas como zonas de relax para que los pasajeros puedan divertirse con sus parejas (o las de otros). Además, cada noche se organizan diferentes fiestas eróticas temáticas, como la del Imperio Romano, Casino Royale, o Piratas del Caribe.

El cartel promocional de una de las fiestas temáticas

El “Rumba Mediterránea” debe su nombre al primer crucero de este tipo, organizado en este mar en 2012. Desde entonces han hecho diferentes rutas por otros mares, pero ha vuelto al mediterráneo por petición de los clientes. Este año, el barco ha llevado a sus pasajeros a Roma, Livorno, Sete, MonteCarlo, St. Tropez, Ibiza y finalmente Barcelona. En la ciudad condal tienen la opción de alojarse dos días más en el hotel Meliá Sarriá, donde podrán continuar con sus vacaciones 'swingers' antes de volver a sus casas.

Fotos

Vídeos