Un baño entre burbujas... de cerveza

Un baño entre burbujas... de cerveza

Beer Spa, un centro de talasoterapia y estética en el que la cerveza es el principal ingrediente, abre sus puertas en Granada

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

Si para usted tomarse una cerveza fresquita es uno de los mayores placeres de la vida, siga leyendo porque esto le va a gustar. España cuenta con su primer Beer Spa, o lo que es lo mismo, un centro de talasoterapia y estética en el que la cerveza es el principal ingrediente. Y decimos primero porque, atención, la empresa, que ha elegido la ciudad de Granada para estrenar este singular formato, ya anuncia nuevas aperturas en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Bilbao.

En el catálogo se pueden elegir desde circuitos spa hasta masajes o tratamientos faciales. En el circuito el cliente podrá darse un baño de cerveza dentro de un barril de burbujas de agua caliente y cerveza. Además, podrá degustar cerveza local ilimitadamente, tomar un aperitivo tradicional, continuar en una sauna de cerveza y terminar en la zona relax, descansando sobre una cama de cebada. Según explican desde la web, «el alto contenido en silíceos de lúpulo contribuye al destaponado de los poros de la piel y al aumento de vitalidad en general; la levadura de cerveza, a su vez, tiene propiedades beneficiosas sobre la regeneración de la piel gracias a su contenido en vitaminas del grupo B».

«Gracias a esta combinación única de ingredientes naturales, el baño estimula el metabolismo, previene y combarte la flacidez, ayuda a la renovación de las células cutáneas, elimina sustancias dañinas del cuerpo, relaja la tensión interna y externa, reduce la fatiga y el estrés, asegurando así un descanso físico y mental perfecto», agregan.

El consumo de España

El consumo anual de cerveza en España equivale a casi 1.380 piscinas olímpicas. El 90% de la cerveza que se sirve en bares y hogares es de fabricación nacional. Según los últimos datos extraídos en la asamblea nacional de cerveceros, en 2016, el sector comercializó 34,4 millones de hectolitros, un 3,4% más que en el ejercicio anterior. Andalucía y el sur de Extremadura son la zona con mayor venta, una cuota del 23,4%. Le sigue de cerca el centro de la península, con Madrid incluido, que se lleva un poco más de un quinto del total de consumo. Curiosamente, Euskadi está a la cola en el consumo cervecero junto a Canarias, con cuotas de 6,6% y 4,7%, respectivamente. El consumo per cápita el año pasado fue de 46,4 litros por habitante.

Una cifra que sin embargo está lejos de la media europea, que se sitúa en los 70 litros por persona al año. En el ranking mundial, la República Checa ocupa desde hace más de veinte años el primer puesto. Allí se beben 134 litros anuales por habitante. Le sigue Alemania, donde consumen 116 litros por persona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos