Un avión sufre daños leves en el cristal de la cabina al chocar con un pájaro en Loiu

Varios pájaros descansan en un cable en el límite del aeropuerto de Loiu en una imagen de archivo. /F. G.
Varios pájaros descansan en un cable en el límite del aeropuerto de Loiu en una imagen de archivo. / F. G.

El incidente se produce sólo seis días después de que el motor de otro aparato resultara estropeado al absorber un buitre en Zamudio

JOSU GARCÍA

Un avión sufrió ayer daños leves en el cristal de la cabina de pilotaje al impactar con un pájaro de mediano tamaño cuando despegaba. El incidente no tuvo mayor trascendencia. La aeronave continuó su camino, aunque los restos del animal quedaron esparcidos por el parabrisas, cuyo vidrio exterior resultó marcado por el impacto. El comandante optó por notificar el suceso a la torre de control, con el objetivo de que se tomaran medidas y se ahuyentara a las aves que pudieran permanecer aún en pista.

El suceso se produjo seis días después de otro episodio mucho más serio. El domingo pasado, un avión procedente de Alicante chocó contra un buitre cuando estaba a cuatro millas del aeropuerto de Bilbao. El aparato sobrevolaba, en ese momento, Zamudio y la turbina absorbió a la carroñera, que quedó triturada al instante. Restos de la rapaz y del motor cayeron sobre una zona habitada, sin que se produjeran heridos. El piloto pudo tomar tierra con normalidad, aunque el propulsor quedó dañado de forma bastante grave. Una semana después, el aparato no ha vuelto todavía al servicio.

Desde hace una semana, la sensibilidad por lo que se conoce en el argot de la aviación como 'bird strike' está a flor de piel en Loiu. Los pilotos han pedido que se tomen medidas para frenar la proliferación de aves carroñeras de gran tamaño en el entorno del Txorierri. El cierre del vertedero de Igorre hace cuatro años habría desplazado hasta la comarca a un buen número de este tipo de aves. Cuando se produjo la colisión del pasado domingo, había entre siete y ocho ejemplares merodeando por la zona.

Ayer, sin embargo, el incidente fue de una naturaleza muy distinta. Afectó también a un 'Airbus 320', un avión robusto y con capacidad para 180 personas. Sin embargo, la colisión tuvo lugar durante la maniobra de despegue, probablemente dentro del perímetro del aeródromo. «En los días de lluvia suelen acumularse aves en la zona de hierba», explicaron fuentes aeroportuarias. Es entonces cuando actúan los halconeros, que sueltan a los depredadores para mantener a raya a los animales. Ayer hubo también otro 'bird-strike' de mucha menor entidad. Afectó a un 'Embraer 190' de KLM.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos