Aumenta el número de fallecidos en las carreteras vascas en verano

Aumenta el número de fallecidos en las carreteras vascas en verano

Desciende el número de accidentes, pero en las operaciones de salida y retorno han muerto cinco personas frente a las tres del año pasado

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

El número de fallecidos en las carreteras vascas en las operaciones de salida y retorno ha aumentado este año ya que, según un balance realizado por el Departamento de Seguridad, los muertos en carretera han pasado de tres en 2016 a cinco en los desplazamientos de este verano.

De forma paradójica, este repunte de la mortalidad en la red viaria vasca se produce en momento en el que está descendiendo el número total de accidentes. Según los datos de Seguridad, la Ertzaintza registró entre el 1 y el 31 de agosto 1.122 incidentes, 153 menos que el pasado año. De ese total, en 383 -el 34%- se registraron heridos. En julio y agosto de 2016 se produjeron 1.275 accidentes. En 407 de estos siniestros -el 31%- hubo víctimas.

Por territorios, Gipuzkoa es donde más ha descendido la siniestralidad, con 155 accidentes menos. Sin embargo, el número de personas fallecidas ha pasado de 1 a 4. En Bizkaia y Álava la cifra de accidentes es similar a la del pasado año con 416 accidentes en el primero de los territorios -en los que falleció una persona- y 240 en el segundo.

La dirección de Tráfico del Ejecutivo autónomo, mientras tanto, ha puesto en valor el aumento del tráfico internacional en las carreteras vascas durante este verano. Según la responsable del área, Sonia Díaz de Corcuera, este tipo de desplazamientos ha aumentado un 2% pero pese a este dato el número de retenciones se ha reducido. Seguridad atribuye el decremento a la aplicación de medidas especiales y a los protocolos acordados con las autoridades francesas para mejorar el paso de la frontera.

Accidentes y retenciones

En Gipuzkoa, el punto más conflictivo ha vuelto a se el peaje de Biriatou, aunque las retenciones se han reducido con respecto a 2016. En algunas ocasiones, además, las áreas de servicio de la AP-8 y la AP-1 han estado congestionadas por lo que la Policía vasca tuvo que regular los accesos para evitar que se generaran retenciones en las vías principales. En la 'operación retorno', el mayor atasco tuvo lugar el 18 de agosto, cuando el elevado tránsito internacional y los controles policiales franceses con motivo de los atentados de Cataluña provocaron colas de hasta 13 kilómetros.

En Bizkaia, según los datos de Tráfico, el número de desplazamientos aumentó en junio un 2.77% mientras que en julio y agosto descendió. En la 'operación salida', la retención más importante se produjo el 7 de julio cuando la cola alcanzó los 15 kilómetros a consecuencia de un accidente en Cantabria y una avería en el puente de Muskiz. Otro de los incidentes más graves tuvo lugar el 31 de julio, cuando un camión se incendió en Saltacaballos -accidente en el que falleció el conductor del vehículo- y fue necesario cortar la circulación en dirección Bilbao, lo que originó retenciones de hasta 25 kilómetros en Cantabria.

En Álava, mientras tanto, la magnitud de las retenciones ha descendido sensiblemente. En el peaje de Etxabarri-Ibiña, en la N-1, las colas han sido de cuatro kilómetros de largo mientras que el año pasado alcanzaron los diez kilómetros. En esta zona, la Ertzaintza puso en marcha en esta ocasión un dispositivo especial para agilizar el tráfico en la incorporación de la autopista AP-1 a la A-1.

Fotos

Vídeos