Arrancan las fiestas de Baiona

Una multitud se congregó ante el Ayuntamiento de Baiona para asistir en directo al arranque oficial de las fiestas.
Una multitud se congregó ante el Ayuntamiento de Baiona para asistir en directo al arranque oficial de las fiestas. / Phil Cotebask / Instagram

La capital labortana empieza la cuenta atrás para teñirse de blanco y rojo durante cinco días

SONIA ARRIETA

Saquen sus pañuelos rojos y sus prendas blancas porque al otro lado de la muga Baiona disfruta ya de de sus célebres fiestas, de las más concurridas de Francia. Miles de vecinos y visitantes disfrutan desde primera hora de ayer miércoles del ambiente festivo y las primeras actividades programadas, aunque la inauguración oficial no se produjo hasta las 22.00 horas, cuando representantes de las tres asociaciones escogidas este año (Cruz Roja, Or Konpon y Sociedad Naútica) lanzaron las tres llaves de la ciudad. Poco antes de las 22.00, Gorka Robles entonó el «Agur Jaunak» desde el balcón municipal para dar inicio a la ceremonia, y a la hora prevista la periodista Anne-Sophie Lapix, el cocinero Christian Etchebest y la jugadora de baloncesto Celine Dumercq lanzaron las llaves de la ciudad a quienes se agolpaban en la plaza. Todo ello con el visto bueno del Rey León, icono por excelencia que cumple ya tres décadas de vida.

El lanzamiento de las llaves dio arranque a las fiestas de Baiona. / Isabelle Miquelestorena

La capital labortana se prepara para recibir hasta el domingo a un millón de personas ansiosas de disfrutar de una de las fiestas más famosas de todo el país. El programa, en el que el Ayuntamiento de Baiona se ha volcado, contiene un buen número propuestas musicales y de actividades en la calle. Se recuperan el amplio programa de actividades para todos los gustos y públicos que caracteriza estas fiestas multitudinarias y que se había visto mermado el año pasado ya que tras los ataques terroristas perpetrados en el estado francés se tomó la decisión de reducir el número de eventos para esos días con el fin de garantizar la seguridad de los festejos.

Esta nueva edición llega envuelta en la polémica, ya que podría ser la última vez que no se cobra entrada para asistir. Y es que el presupuesto de la 81ª edición de las fiestas de Baiona se eleva a 2,4 millones de euros. Como se calculan unos ingresos de 700.000 euros, resulta un déficit de 1,7 millones a cuenta del contribuyente local. Por ello, este año el Ayuntamiento francés hará recuento de los asistentes a sus festejos con idea de cobrar entrada.

Este hecho, unido a la previsión de buen tiempo, hace prever a las autoridades locales una afluencia masiva. La previsión anuncia temperaturas que rondarán los 25 grados y sin avisos de lluvia ni de mal tiempo, con lo que los visitantes podrán disfrutar de las fiestas sin preocuparse del paraguas y del abrigo.

Las de Baiona son unas fiestas que se viven en la calle de día y de noche y que destacan por saber conjugar costumbres y actividades de procedencias bien diversas. Así, junto a las corales y txarangas, los espectáculos de danzas vascas y el torneo de pelota, se llevarán a cabo encierros, mascletadas, tamborradas, desfiles de gaiteros, corridas de toros, y también se organizarán animaciones y actividades para los más pequeños. Ya este miércoles por la mañana se ha celebrado un campeonato mundial de tortillas de pimiento rojo en el mercado y la tradicional carrera popular de 13 kilómetros en la que cerca de 6.000 participantes han corrido por las playas de Biarritz, Anglet y Baiona.

Concurso de tortilla, las populares luchas entre embarcaciones 'joutes setoises' y presencia militar para reforzar la seguridad. / Jean Daniel Chopin/Sud-Ouest

Medidas de seguridad

Después de una edición 2016 marcada por un programa reducido debido a las altas medidas de seguridad, el programa de la edición 2017 vuelve a la normalidad. Aún así Baiona se ha blindado nuevamente para sus fiestas. Si ya de por sí todos los años el acceso de vehículos es muy restringido, tras el atentado perpetrado en Niza el año pasado durante la celebración de la fiesta nacional francesa los actos en los que se espera la asistencia de un gran número de personas se ha aumentado la seguridad y se ha reforzado a la presencia policial.

Precisamente, para velar por la seguridad de los miles de visitantes que poblarán las calles de la capital labortana, el Ayuntamiento ha contratado a 350 agentes de una empresa de seguridad privada, cien más que en 2016.

Además, los accesos al recinto festivo deberán efectuarse a pie por trece puntos específicos, donde se practicarán registros y cacheos sistemáticos. Los vehículos sólo podrán entrar entre las 7 y las 11 de la mañana por cuatro accesos. El dispositivo de seguridad se acompañará de una inédita operación de recuento de visitantes. Se recurrirá al cómputo manual, a fotos aéreas y a un análisis de las conexiones a las antenas de telefonía móvil. Este cómputo servirá de elemento de juicio a la hora de tomar la decisión de acabar con la gratuidad de las fiestas.

Temas

Jaiak

Fotos

Vídeos