«Hay que ampliar las plazas de acogida en el País Vasco y abrir nuevos sistemas»

Un grupo de subsaharianos en una barcaza.

CEAR advierte de que las 455 que existen en Euskadi dependen del Estado, con más de cien personas a la espera para que se les asigne una

Teresa Flaño
TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

La Comisión de Ayuda al Refugiado es una de las ONG que gestionará la acogida de los inmigrantes que lleguen a España en el 'Aquarius' y en las otras dos embarcaciones en las que se han repartido. Patricia Bárcena, la directora de la delegación en Euskadi, gracias a la larga experiencia de trabajar en este campo, explica que antes de tomar cualquier medida hay que esperar a conocer bien la situación de esas personas porque «se está dando por hecho que son refugiados, pero eso no lo sabemos. Habrá que ver, una vez que se haga el primer diagnóstico, qué personas solicitan la protección internacional para tramitarles unas razones humanitarias. Tendríamos que ver quiénes son menores porque tienen otro sistema diferente, las mujeres que necesitan ayuda médica porque están embarazadas». También habrá quienes no quieran quedarse en España porque en otros países tienen amigos o familiares.

Así, primero habrá que esperar a la llegada, el diagnóstico y luego casar intereses entre lo que se oferta y lo que las personas demandan, principalmente en el caso de las familias, que no se separen. Si los menores no están acompañados hay que protegerles por parte de las instituciones competentes. Aquí serían las diputaciones quienes tienen que decidir si se acoge a menores o no. Después están las personas en situación de especial vulnerabilidad, por ejemplo que estén enfermas».

Reunión interinstitucional

Hasta el momento, CEAR no cuenta con demasiada información, aunque hoy espera tener más tras la reunión de la m esa interinstitucional de Euskadi. «Únicamente sabemos que hay interés por parte del Gobierno Vasco y en ese sentido lo que les hemos trasladado es que habría que ampliar el sistema de acogida», apunta la presidenta de la ONG.

En Euskadi, en estos momentos hay 455 plazas de acogida, de ellas 108 están en Gipuzkoa, que pertenecen al sistema estatal y están ocupadas o reservadas. Hay lista de espera con más de cien personas esperando la asignación de plaza, no están libres, ni a disposición de otras personas. «Por eso hablamos de la necesidad de ampliar las plazas y abrir sistemas nuevos», reclama.

«Es el Gobierno central quien tiene la competencia de decidir quiénes son refugiados»

«Primero hay que hacer un diagnóstico y luego casar los intereses de la oferta con lo que demandan»

En cuanto a los plazos de las primeras llegadas al País Vasco, Bárcena no se atreve a concretar: «A partir de la llegada de los barcos pasará una semana como mínimo hasta que se haga el diagnóstico. Antes de dos o tres semanas no contaría con nadie. Luego hay que ver también lo que decide cada uno, quien tiene la competencia en la situación jurídica de estas personas es el Gobierno central. No nos olvidemos que gente en otro tipo de embarcaciones llegan a nuestras costas a diario. La diferencia con ellas es que están en situación de emergencia humanitaria».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos