La ampliación de las ayudas por hijos beneficiará a 6.000 familias vascas desde este año

La ampliación de las ayudas por hijos beneficiará a 6.000 familias vascas desde este año

El Gobierno Vasco aumenta de dos a tres años los pagos por el nacimiento del segundo descendiente

ARANTXA ALDAZ

Ha sido una de las promesas estrella del gabinete Urkullu desde la campaña electoral: ampliar las ayudas por nacimiento de hijos. Se anunció que las familias que tuvieran un segundo descendiente pasarían a recibir tres cobros anuales, de entre 400 y 900 euros, en lugar de los dos actuales. Pero hasta ayer no se sabía cuándo iba a entrar en vigor. La firma del Pacto vasco por las Familias y la Infancia, un decálogo de compromisos adelantado por este periódico y rubricado ayer por las principales instituciones de Euskadi, sirvió de escenario perfecto para concretar el alcance de la promesa lanzada. Será a partir de este año cuando las familias puedan beneficiarse de ese aumento de la prestación.

Así lo recoge el decreto que el Departamento de Empleo y Políticas Sociales lleva meses redactando y que estará listo para verano, pero la medida tendrá carácter retroactivo a 1 de enero, precisó a este periódico el director de Familia del Gobierno Vasco, Ernesto Sainz Lanchares. Esto significa que alrededor de 6.000 hogares recibirán una tercera anualidad al cumplir su segundo hijo o hija los dos años de edad. Las familias que celebren la llegada del primer bebé o del tercero y sucesivos hijos seguirán cobrando la misma cantidad que hasta ahora.

Las ayudas por hijo en Euskadi

HijoRenta familiarCuantía ayudaDuración de la ayuda
PrimeroMenos de 20.000€900Al nacer
PrimeroEntre 20.000 y 30.000€500Al nacer
PrimeroMás de 30.000€400Al nacer
SegundoMenos de 20.000€900Tres años
SegundoEntre 20.000 y 30.000€500Tres años
SegundoMás de 30.000€400Tres años
Tercero y sucesivosMenos de 20.000€900Seis años
Tercero y sucesivosEntre 20.000 y 30.000€500Seis años
Tercero y sucesivosMás de 30.000€400Seis años

El sistema en vigor, y que ahora se quiere remodelar para hacerlo más universal y amplio a todos los hogares, establece unas ayudas que varían entre los 400 y 900 euros al año según la renta familiar estandarizada -un coeficiente que tiene en cuenta los ingresos y la composición familiar-. Las familias con un hijo reciben un pago en el año del nacimiento; las que tienen dos descendientes cobran dos anualidades -ahora serán tres- y las que tienen tres o más hijos reciben la prestación hasta que el crío cumple seis años de edad. Con la modificación que entrará en vigor este año, los hogares en los que el segundo hijo sople su segundo cumpleaños recibirán en total 2.700 euros, 1.500 o 1.200 euros, según sus ingresos, un 50% más que en la actualidad, como prometió el Ejecutivo autónomo. La medida supondrá invertir 5 millones más al año en estas ayudas, tal y como precisó ayer el lehendakari, Iñigo Urkullu, que presidió la firma del pacto por las familias.

Hacia un modelo universal

El decreto confirma la promesa de esta legislatura, pero se queda corto si se compara con el camino abierto por el pacto sellado ayer por las instituciones vascas, en una imagen «insólita», calificó la asociación de familias numerosas Hirukide. El apoyo a la natalidad consiguió reunir a los principales representes institucionales de Euskadi, en un acto presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y al que asistieron los diputados generales Markel Olano (Gipuzkoa), Unai Rementería (Bizkaia) y Ramiro González (Álava), además del presidente de la asociación de municipios vascos Eudel, Imanol Landa. También estuvo presente la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, así como la diputada del área de Gipuzkoa, Maite Peña.

El lehendakari, con los tres diputados generales y el presidente de Eudel. / IREKIA
El lehendakari, con los tres diputados generales y el presidente de Eudel. / IREKIA

El documento rubricado se aprobó en diciembre por el Consejo Vasco de Familia. En aquel documento también se recogió un informe diagnóstico con datos que evidencian el salto que necesita dar la política familiar en Euskadi para acercarse a los países más avanzados de Europa. Solo en el nivel de inversión, se debería triplicar el gasto que hacen las diferentes administraciones (Gobierno central, Gobierno Vasco y diputaciones), y pasar de los 488 millones actuales a los 1.600.

«Este pacto se asienta en un diagnóstico compartido y articula una acción coordinada de políticas que responden a dos fenómenos de carácter estructural: la persistencia de los obstáculos que dificultan que las personas puedan iniciar su proyecto familiar y tener el número de hijos e hijas deseado, esto es, las bajas tasas de natalidad. En Euskadi nacen unas 18.000 niñas y niños por año; la media de edad de maternidad es de 33,4 años y la tasa de fecundidad es de 1,39», introdujo el lehendakari.

El documento apela a concebir el gasto en familia como una inversión. «El pacto que suscribimos tiene por objeto adaptar nuestras políticas sociales al paradigma de inversión social, promovido por las instituciones europeas. La característica de este nuevo paradigma es la transición de unas políticas orientadas a la reparación a otras orientadas a la preparación», dijo Urkullu. El modelo actual, sustentado en la Ley de Apoyo a las Familias de 2008, no ha tenido el suficiente alcance y además ha tenido que bregar con el complicado escenario de la crisis. Mantener el sistema ha sido, de hecho, uno de los principales logros.

A partir de ahora, las instituciones miran al futuro con más ambición. Se habla de avanzar hacia un sistema de ayudas más universal y amplio, que garantice unos ingresos mínimos a todas las familias, aunque se refuercen las ayudas a los hogares con ingresos más bajos. Reducir las desigualdades y que no se herede la pobreza es también objetivo. Porque hoy, tras el zarpazo de la crisis, persisten «las dificultades para romper la transmisión intergeneracional de las desigualdades como consecuencia de las carencias económicas de las familias con hijos e hijas, esto es, el cuestionamiento del principio de igualdad de oportunidades», reconoció el lehendakari.

El pacto defiende construir una sociedad «corresponsable» en la crianza de los hijos, llama a reformular el sistema de ayudas a la conciliación, a reforzar los servicios educativos, a facilitar, en resumen, la crianza de los hijos. Los compromisos se desplegarán ahora en un plan, que se anuncia para antes de abril.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos