Un alavés, en huelga de hambre por la custodia de su hijo

Tanto el hombre como su expareja se han denunciado mutuamente por maltrato

EFE SAN SEBASTIÁN.

Un hombre lleva en la localidad alavesa de Amurrio seis días en huelga de hambre y asegura que tiene carácter de «indefinida» hasta lograr la custodia de su hijo de cuatro años.

Iván Villegas, que tiene previsto explicar los detalles de su situación en una rueda de prensa mañana, desarrolla su acción de protesta en el local que regenta y en el que lleva viviendo 67 días.

Según relató ayer, el 15 de junio su esposa presentó una denuncia por presunta violencia psíquica ejercida contra ella y el hijo de ambos. Por su partem Iván Villegas explicó que esta denuncia fue presentada cuando él decidió que «no aguantaba más» el supuesto maltrato físico y psíquico al que, asegura, «estaba sometiendo la madre a su hijo durante los últimos diez meses».

Por ello, un día después, el 16 de junio presentó una denuncia contra su esposa en el Juzgado de Amurrio, por la cual la mujer, funcionaria del Ayuntamiento de esta localidad, fue sometida a un examen forense que, según el denunciante «no superó».

«¿Cómo es posible que la Justicia mantenga la custodia de un hijo a una mujer denunciada por maltrato y que no supera las pruebas?», se preguntaba ayer. Asimismo, afirmó que su esposa incluso llegó a amenazarle con matar al pequeño asfixiándole con una almohada si volvía a llegar tarde por la noche al domicilio familiar.

Sobre las razones por las que no denunció antes el supuesto maltrato de la madre hacia su hijo, Villegas declaró que no lo hizo porque «no quería destrozar el hogar». A lo que añadió que fue un «cobarde» y en cierto modo «cómplice», por lo que también debe ser castigado. Tras reconocer que en virtud de la denuncia presentada contra él se someterá a las mismas pruebas el 20 de septiembre, Villegas criticó que se le aplicasen medidas cautelares por las que no puede ver a su hijo, enfermo de diabetes.

Denunció además que en el Juzgado le hayan dicho que hasta el próximo mes de septiembre no retomarán el caso porque «está todo el mundo de vacaciones» y señaló que a su hijo «le pueden matar» durante este mes de agosto. El huelguista de hambre cuenta con el apoyo de la asociación SOS Racismo de Álava, cuyo portavoz, Fede García, explicó que los «problemas de orden social no tienen propietario», en referencia a que esta cuestión no tiene que ver con los asuntos a los que se dedican habitualmente. Según Villegas, SOS Racismo ha sido la única «puerta» que se le ha abierto cuando ha pedido apoyo.

Fotos

Vídeos