Los agricultores españoles cruzan los dedos

España, el único productor de aguacate de Europa, saca al mercado anualmente en torno a 80.000 toneladas de este fruto. Las cosechas se concentran principalmente en Málaga y la costa granadina y se exportan al resto del continente, sobre todo a Francia, Inglaterra y Alemania. El negocio es redondo y genera buenos beneficios, pero una amenaza ha amargado la vida de los cultivadores españoles, que miran al futuro con los dedos cruzados. El gran gigante del sector, México, está presente en el mercado europeo de forma testimonial. Bastante tiene con vender la mayor parte de sus aguacates al voraz Estados Unidos, aunque esto puede cambiar si el presidente Donald Trump lleva a la práctica su idea de gravar con un 20% las importaciones mexicanas para pagar el polémico muro con el que pretende separar las fronteras de ambos países. Para curarse en salud, los comercializadores mexicanos ya han comenzado a explorar nuevos destinos para su aguacate al otro lado del océano. Con una producción total de 1,5 millones de toneladas, bastaría con que México envíe el 10% de su cosecha a Europa para inundar el mercado y hundir a los agricultores españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos