El robot que sustituye el pulso del acupuntor

Un estudiante chino diseña un robot capaz de modernizar la acupuntura tradicional con un sistema «menos doloroso» y «más preciso»

El robot que sustituye el pulso del acupuntor
Beatriz Campuzano
BEATRIZ CAMPUZANO

Tumbarse en una camilla, ver cómo un especialista inserta en el lugar adecuado una a una las agujas en el cuerpo y esperar a que se regule el equilibrio energético. Eso es la acupuntura, la medicina tradicional china que más ha impactado en Occidente y que cada día gana más adeptos. No obstante, parece que el confiar en el pulso del acupuntor puede tener los días contados después de que Xu Tiancheng, un estudiante de posgrado de la Universidad de Medicina China de Nanjing, haya conseguido crear un robot para modernizar esta práctica milenaria.

«Es menos doloroso», asegura Xu Tiancheng, creador del robot, que reconoce que la ventaja de este sistema es que la «máquina puede insertar agujas en la piel más rápido que las manos humanas, lo que hace que el proceso sea menos doloroso». El robot, acuñado bajo el nombre de 'Acubots', está formado por un conjunto de cámaras y un brazo mecánico con el que pueden insertarse agujas especializadas.

Aunque es una novedad, lo cierto es que los robots médicos llevan tiempo abriéndose paso. Tanto es así que hoy en día ya es posible imprimir en 3D órganos compatibles con nuestro cuerpo. En EEUU, ya hay varios centros trabajando con ordenadores que son capaces de procesar 60.000 millones de páginas por segundo en lenguaje natural, tomar decisiones en función de miles de factores y aprender de su experiencia. Aunque haya quien tema que su médico sea artificial, a veces y sobre todo en operaciones complejas, estas máquinas pueden llegar a lugares de difícil acceso, pero al que los brazos robóticos llegan sin problemas.

'Acubots', para poder poner en práctica la acupuntura, usa un mapa digitalizado de puntos , que según la medicina tradicional china corresponden con ciertos tejidos y órganos, y a partir de ahí identifica dónde colocar correctamente cada aguja después de medir la altura y la forma del cuerpo del paciente.

A primera vista parece sencillo. Los 60 voluntarios que probaron el robot en sus manos y brazos aseguraron que «el dolor se alivió». Aunque los primeros resultados realizados han sido muy satisfactorios, «todavía se necesitan más pruebas para determinar la verdadera precisión de 'Acubots'», reconocía su creador, que cree que, introduciendo mejoras, también podría usarse para ayudar con diagnósticos y tratamientos médicos, especialmente para problemas digestivos y dolores musculares. Sin embargo, admitió que su invento no será «suficientemente seguro para ser utilizado en las partes más delicadas del cuerpo, como la columna vertebral».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos