El abogado de Ibar lo ve «muy esperanzado» de ser absuelto en el nuevo juicio

Benjamin Waxman, letrado que coordina la defensa de Pablo Ibar. / EFE

El año pasado el Tribunal Supremo de Florida (EEUU) anuló la condena de muerte de Pablo Ibar porque las pruebas eran «escasas y débiles»

EFE

El letrado que coordina la defensa de Pablo Ibar, Benjamin Waxman, ve a su cliente "muy esperanzado" de ser absuelto en el nuevo juicio después de que el año pasado el Tribunal Supremo de Florida (EEUU) anulara su condena a muerte por un triple asesinato porque las pruebas eran "escasas y débiles".

Waxman se encuentra estos días en Euskadi, donde se reunirá este martes con el lehendakari, Iñigo Urkullu, con la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, y con los grupos de la Cámara autonómica para después desplazarse a Madrid y ser recibido por el Colegio de Procuradores, Amnistía Internacional y los grupos del Senado.

En una entrevista con Efe, Waxman se confiesa "optimista" de cara a este nuevo juicio porque el equipo de la defensa -integrado por cuatro letrados- ha trabajado "muy duro" y porque "hay grandes problemas en todas las pruebas de la Fiscalía".

Asegura que "además de los múltiples defectos, agujeros, que tienen las pruebas que quiere presentar el Estado (de Florida)", también existen "fuertes evidencias de que Pablo Ibar estaba en otro lugar" cuando se cometió el triple asesinato y se muestra convencido de que su equipo hará "un buen trabajo, lo que debería dar como resultado que el jurado le halle no culpable".

Nuevo juicio, en marzo

Los hechos por los que a partir del 5 de marzo juzgarán de nuevo a Ibar se remontan a 1994, cuando fueron asesinados Casimir Sucharsky, dueño de un club nocturno, y las modelos Sharon Anderson y Marie Rogers.

En 2000, la justicia estadounidense condenó a Ibar a muerte como autor de los crímenes, junto a su amigo Seth Peñalver, que fue absuelto tras recurrir su condena y repetirse su juicio.

Pablo Ibar, nacido en 1972 en Fort Lauderdale, es sobrino del fallecido boxeador vasco José Manuel Ibar, "Urtain", y su padre, Cándido Ibar Aspiazu, emigró a Estados Unidos.

Tras pasar 23 años en la cárcel, 15 de ellos en el corredor de la muerte, es consciente de lo que se juega en este nuevo juicio. Está "nervioso" y, aunque "tiene días buenos y malos, y en algunos momentos se siente desesperado, en general está esperanzado", señala.

Waxman y su equipo se centrarán en demostrar que no estaba en el lugar de los hechos y que por tanto "tiene coartada", así como en refutar las pruebas del Estado porque todas "son débiles y pueden ser cuestionadas".

Asimismo confía en poder "neutralizar" la declaración de dos testigos que lo sitúan en la escena del crimen, en un caso porque la identificación fue "muy sugerida" y en otro por tratarse de un consumidor habitual de drogas cuyo testimonio quedará, según dice, "desacreditado", como ya ocurrió en el segundo juicio al otro acusado, que fue absuelto.

24 años después

El abogado de Ibar asegura que no es habitual en la justicia de Estados Unidos casos como este, tan prolongados en el tiempo y con decisiones judiciales que cuestionan las pruebas presentadas por el Estado.

Matiza sin embargo que en los últimos años se han revisado más de 25 condenas a muerte porque "después de todo el proceso" se han evidenciado "errores fundamentales", algo que ha ocurrido sobre todo en Florida (donde juzgan a Ibar) por ser uno de los estados con más penas de muerte, lo que ha multiplicado la "atención pública" hacia estos procesos.

Waxman recuerda además que Ibar es el único sospechoso del triple asesinato y lamenta que "24 años después de los hechos desgraciadamente toda esperanza de encontrar a los verdaderos culpables hace tiempo que se desvaneció". Afirma además que su cliente y su entorno "sienten el dolor de las familias" de las víctimas.

Para sufragar los gastos de la defensa de Ibar, estimados en 1,3 millones de dólares (1,1 millones de euros) la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar puso en marcha en junio una campaña de microfinanciación.

Según ha explicado el portavoz de esta agrupación, Andrés Krakenberger, aún quedan por recaudar 325.000 euros. Ha animado por tanto a colaborar, también con cantidades pequeñas, porque toda ayuda es "bienvenida".

Fotos

Vídeos