Diario Vasco

fotogalería

Los aspirantes a las plazas de maestro en la escuela pública, durante los exámenes de ayer. / MANU CECILIO

Ocho de cada diez futuros docentes en Euskadi serán mujeres, según la OPE

  • Entre los candidatos a plazas de maestro en las oposiciones que se celebraron ayer en Bilbao el 70% eran menores de 35 años

Los primeros exámenes de las oposiciones para maestros de Infantil y Primaria de la escuela pública vasca se celebraron ayer en el Bilbao Exhibition Center de Barakaldo. Hubo muchos nervios entre los 4.182 aspirantes que competían por una de las 740 plazas de las especialidades de Infantil, Primaria, Inglés, Educación Física, Música y Audición y Lenguaje que les abrían las puertas de un empleo fijo. También estaba en juego una oportunidad de oro para este colectivo: conseguir un aprobado que les permite entrar en la ansiada lista de sustituciones, que en muchas ocasiones garantiza trabajo durante años.

Si algo destacaba entre la avalancha de maestros que entraba a las ocho de la mañana por las puertas del BEC es que las mujeres copan esta profesión. El 79% eran maestras en busca de una estabilidad laboral, un reto difícil. «Nos jugamos mucho, pero es muy duro preparar el examen si estás trabajando y con hijos. Sacar al día 3 o 4 horas para estudiar es complicado», comentaba Ainara Fuente, de 38 años, que se presentaba por primera vez a la especialidad de Pedagogía Terapéutica. Irantzu Larrea, de 40 años, y con más de una década de trabajo en la red pública se agarraba a su trayectoria profesional: «Lo que no sepa lo podré suplir con mi experiencia».

Sin embargo, esta cita ha sido más joven que las de años anteriores. De los maestros que se examinaban ayer, siete de cada diez tiene menos de 35 años. Cientos de ellos son recién graduados -el 17% por debajo de los 25 años- que acudían para tener un primer contacto con las oposiciones y a probar suerte, como Janire Arrieta e Irati Axpe, de 24 años. «Queremos ver cómo son las oposiciones. Y si cae algo que nos hemos estudiado, perfecto», explicaban.

«Apuesta por la calidad»

La queja general era que el azar juega un papel muy importante en estas OPE. La primera parte del examen fue una prueba teórica. El tema se sorteó y, según las especialidades, se extrajeron dos o tres preguntas a elegir. «En el proceso influye la suerte. Puede tocarte un tema y solo haberte estudiado unos pocos de entre los 25 que te entran. O al revés. Y las correcciones son más subjetivas. Debería ser un test como en Osakidetza, que abarque todo el temario», comentaba Inés Unda, de 31 años, maestra de Primaria.

De hecho, a los pocos minutos de comenzar la prueba y tras el sorteo de preguntas, decenas de aspirantes abandonaron el pabellón porque les habían tocado temas que no controlaban. «En todo caso, es necesario un proceso de este tipo para hacer una selección», defendía Iñaki Ereño, de 31 años, maestro de Infantil que llegaba de Elantxobe. La segunda parte del ejercicio fue práctica, aunque mediante un ejercicio escrito.

Lograr una plaza de las 740 ofertadas era misión complicada. Pero muchos aspirantes buscaban otro premio: un aprobado para poder entrar en listas de sustituciones. «No conseguí entrar en las anteriores oposiciones y ahora lo voy a intentar otra vez», explicaba Aitziber Arza, maestra de Educación Física, de 31 años, que ha trabajado de monitora deportiva y en un comedor escolar. Eran legión ayer los que nunca habían conseguido un empleo de docente.

Casi la mitad de los aspirantes son vizcaínos (47%), el 36% de Gipuzkoa y el 12% alaveses. La exigencia del perfil 2 de euskera, el EGA, hace que la presencia de maestros de otras comunidades sea mínima. De los 200 inscritos de fuera de Euskadi, la inmensa mayoría son navarros.

La viceconsejera de Administración y Servicios, Olatz Garamendi, valoró las oposiciones como «una apuesta del Gobierno Vasco por invertir en educación de calidad» y dar estabilidad al profesorado, «lo que redunda en los centros públicos». Resaltó que se busca seleccionar a los mejores maestros, «que son el pilar del sistema educativo» y calificó la OPE como una oportunidad para la juventud de «lograr empleo estable y con buenas condiciones laborales».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate