Diario Vasco

Un poco de historia

Un poco  de historia

El primer electroshock se administró el 18 de abril de 1938, en Roma. Lo aplicaron los especialistas Ugo Cerletti y Lucio Bini, y el paciente era un ingeniero al que tres días antes la Policía había encontrado vagando por la estación Termini con un síndrome esquizofrénico. A comienzos de los años 40, los psiquiatras confirmaron que pacientes con angustia severa mostraban una mejoría repentina después de sufrir una convulsión. Para la década de los años 60 ya se utilizaba en una gran variedad de enfermedades mentales, en particular para la depresión grave. A partir de entonces surgió una corriente contraria a esta técnica que, con el tiempo, ha sido prácticamente acallada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate