Diario Vasco

El autor del atropello mortal de Tudela embistió a otro coche en Navidades y lo dejó siniestro total

El Citroën C4, tras el accidente del domingo.
El Citroën C4, tras el accidente del domingo. / POLICÍA FORAL DE NAVARRA
  • La Policía Foral de Navarra difunde una imagen del estado en el que quedó el coche que acabó con la vida del joven Carlos Pellejero. Los daños de la carrocería ponen de manifiesto la violencia de la embestida

A. L. P. C., autor del atropello que causó la muerte el pasado domingo en Tudela de Carlos Pellejero, de 20 años, ingresó el pasado martes en prisión. Este vecino de Milagro, de 28 años, conducía drogado y de forma temeraria por un camino atestado de gente. Pero no era la primera vez que el joven provocaba una situación de peligro al volante. Según publica el HERALDO, el encausado provocó otro grave accidente las pasadas Navidades, cuando embistió de forma violenta a un vehículo que se encontraba detenido en una señal de stop.

Según el atestado de la Policía Foral, el accidente tuvo lugar a dos kilómetros del centro urbano de Milagro. Eran lan cinco de la madrugada del pasado 20 de diciembre, una noche con bastante niebla. Al no extremar la precaución, A. L. P. C., que circulaba con el mismo Citroën C4 con el que el domingo causó el atropello mortal en Tudela, terminó arrollando al turismo que estaba detenido en el stop en la carretera de Azagra. El conductor y único ocupante solo tuvo que ser tratado de una cervicalgia, pero su vehículo fue declarado siniestro total. Pese a la gravedad del suceso, no habrá juicio, ya que las partes alcanzaron un acuerdo extrajudicial.

Como el propio joven reconoció el martes cuando declaró ante la juez de guardia, a comienzos de este mes fue denunciado también por conducir bajo los efectos del cannabis. Entonces, dijo, la Policía inmovilizó durante doce horas su coche.

La Policía Foral ha difundido una imagen del estado en el que quedó el vehículo tras el atropello a los tres jóvenes. Tal y como se aprecia en la fotografía, el coche, un Citroën C4 de color negro, terminó con el capó con importantes daños, la luna delantera rota y una de las ruedas pinchada. Y es que tal y como explicó el auto judicial, una de las jóvenes atropelladas se quedó en la parte delantera del coche antes de que el dueño del vehículo diese un volantazo. «Ha de ser reseñado, que consta en dicho atestado policial que una de esas jóvenes en el momento de ser atropellada por el investigado había quedado en el capó de dicho vehículo y aquel, para 'quitarse el cuerpo', dio un volantazo, cayendo aquella al suelo», explicó la juez.

El conductor del coche declaró este martes ante la juez que, tras la huida del lugar del suceso, intentó deshacerse de los cristales y las manchas de sangre. Las averiguaciones policiales apuntaron que «siguió conduciendo hasta parar en un campo donde quitó cristales de la luna delantera, la cual había quedado desquebrajada del siniestro, y una vez realizada dicha actuación, siguió su ruta, previsiblemente, hasta Milagro, lugar de su residencia». «Llegó al domicilio familiar, metió el coche en el garaje, así como intentó limpiar los restos de sangre del mismo», añade.

El joven de 28 años de Milagro, autor del atropello mortal, se encerró en su casa y se metió en la cama donde se quedó dormido. Varios agentes de la Guardia Civil de Milagro le convencieron para que se entregara en el cuartel. La juez de guardia de Tudela decretó el martes el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para el conductor acusado del atropello mortal en Tudela, quien declaró que «no se apercibió de haber atropellado a personas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate