Diario Vasco

El consumidor habitual se gasta en cannabis 130 euros al mes de los 1.000 que gana

  • El Observatorio Vasco de Cannabis retrata el perfil del fumador como el de un hombre de entre 30 y 40 años que vive en pareja

Más de cuatro euros al día. Esa es la cantidad media que destinan al mes los fumadores habituales de cannabis en Euskadi. Prácticamente lo mismo que aquellos que fuman un paquete de tabaco al día. El gasto es mayor en el caso de los socios de clubes cannábicos, ya que destinan 144,84 euros al mes en marihuana frente a los consumidores no asociados, cuyo gasto mensual es de 116,93 euros (en total 130 euros de media). El consumo, sin embargo, es similar en ambos casos, y se sitúa en 36,33 gramos al mes, por lo que se deduce que el precio de venta es más elevado en los clubes que en el mercado negro.

Son datos extraídos del último informe realizado por el Observatorio Vasco del Cannabis entre los años 2015/2016, realizado por la Fundación Renovatio y que cuenta con la colaboración del Gobierno Vasco y de la Federación Vasca de Cannabis. Su objetivo es obtener una visión panorámica de la realidad de esta sustancia en Euskadi, de su consumo y de los Clubes Sociales de Cannabis (CSC), enmarcado en un contexto del proceso de discusión y regulación de estos espacios iniciado por el Parlamento Vasco en 2012.

Uno de los estudios que integran este informe es el de 'Pautas de Consumo de Cannabis en los CSC y Evaluación de su Eficacia', elaborado por la Universidad del País Vasco, en el que han participado 593 fumadores de marihuana: 458 socios de clubes y 135 que no lo son. Los resultados indican que el consumidor es mayoritariamente hombre (71,9%) de 34 años, que vive en pareja (55,3%), y cuyo nivel socioeconómico es medio o medio bajo, un 40% con ingresos de menos de 1.000 euros al mes. La mitad de ellos, no obstante, tienen un salario fijo.

Respecto al consumo, el 70% de los encuestados ha fumado cannabis diariamente en el último mes, y un 5% lo ha hecho 5 o 6 veces por semana. Entre ellos, el 10% también ha tomado alcohol diariamente. En cuanto al tipo de consumo, el estudio destaca que el cannabis se consume fundamentalmente en casa. Ocho de cada diez encuestados declaran que fuman porros a menudo o siempre que están en su domicilio, y el 85% realiza ese consumo en solitario, aunque también lo hacen en compañía de amigos. Llama la atención la importancia de la pareja en el consumo, ya que un 41% de los encuestados consume de forma habitual junto a su pareja. En cuanto a la forma, la mayoría usa el cannabis en porros, casi siempre mezclado con un cigarrillo. La segunda manera es el uso del vaporizador, una opción que utiliza el 22% de los consumidores.

Los métodos de adquisición también forman parte del ámbito de estudio. Como resulta obvio, las personas asociadas a algún Club de Cannabis lo obtienen directamente allí, un 15% cultiva marihuana para su propio consumo, y el 25% cree que está dando pasos hacia el autocultivo gracias al asesoramiento de los CSC. Los no asociados, lo compran habitualmente en la calle, en casa del vendedor, en el bar, en discotecas o en pubs.

La dependencia

Los encuestados también han valorado el nivel de dependencia y de abuso que tienen de esta droga. Más de la mitad reconoce que ha experimentado uno o dos episodios de abuso del cannabis, y la dependencia psicológica entre los fumadores vascos es de un 27,7%. Entre ellos, en el último año, el 40% ha pensado más de una vez que no podía controlar su consumo, y seis de cada diez aseguran que les ha preocupado la posibilidad de no poder tener los medios para fumar. Casi el 41% afirma haber deseado dejarlo, y el 58% considera que le resultaría bastante difícil dejar el cannabis. Sin embargo, resulta llamativo que el 80% de los consumidores habituales de marihuana en el País Vasco dicen no percibir consecuencias por tomarla, aunque preguntados por aspectos concretos, un 39% reconoce tener consecuencias psicológicas.

Entre las principales conclusiones extraídas de este informe, destaca que el pertenecer a los clubes no conlleva un aumento del consumo. El 53% de los encuestados confirma que al asociarse siguió consumiendo al mismo nivel, tanto en cantidad como en frecuencia. Los no asociados han seguido en mayor medida una pauta de crecimiento gradual en el consumo. El estudio revela que la participación en los programas y servicios de los CSC sí favorece un consumo responsable del cannabis.

Asimismo, el 73,2% de la población encuestada considera el «estatus ilegal» del cannabis y sus consecuencias en forma de sanciones como el principal riesgo de consumir esta sustancia. En cuanto a la accesibilidad, el 63,1% de la población vasca considera bastante o muy accesible la sustancia de cannabis para las personas adultas, y el 53,4% para las personas menores de edad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate